Las rondas infantiles o las estatuas.

SABINAS, COAHUILA.-Recordarán los adultos qué juegos les gustaban antes de que la televisión entrara a los hogares, cómo se divertían en la calle con su grupo de amigos, con los baleros, yoyos, cuerdas, lotería, carritos de roles, los más pudientes con las bicicletas, según el autor del libro próximo a presentarse Juegos y Juguetes antes de la Televisión, Ramiro Flores Morales, estos juegos fomentaban la socialización, comunicación, empatía, democracia, inclusión y equidad, hace una compilación de estos los cuales le tomó más de diez años para publicar este libro.

Más de doscientos juegos y juguetes están narrados en esta edición que presentará en el mes de junio próximo, explicó que tenía el borrador desde el 2003 y le fue agregando más capítulos, se trata de aquellos que jugaron más en la calle generación antes de los 60´s, la televisión se utilizó a partir del año 1968 y las primeras transmisiones fueron las Olimpiadas de ese mismo año y posteriormente la llegada a la luna del Apolo11 en 1969, pocas personas en Sabinas contaban con televisión por esas fechas.

Se reunían los niños en las casas a ver sus programas de caricatura favoritos y abandonaron los juegos al aire libre y los juguetes, pocas personas tenían para comprar televisión -narra Flores Morales-por esta razón los niños todavía se divertían con los juegos y juguetes tradicionales como los trompos, canicas, baleros, pericocha (este juego se jugaba con un pequeño trozo de rama de árbol), el yoyo, las barajitas de luchadores o de jugadores de beisbol, juegos con cuerdas, con llantas, zancos de madera, carritos de roles, cuetes, aerojuegos como los papalotes, paracaídas y hélices, juegos de pelota, juegos con animales como los mayates, luciérnagas, pescar chapulines o lagartijas, juego de palmeo, el bebeleche entre muchos otros.

También se jugaba dentro de la casa en el patio, las escondidas, la seque, las estatuas, calabazas joven, echále sal, juegos con papel, loterías, rondas, juegos con plantas y flores, juguetes y muñecas de papel con sus vestidos, monedas todos fueron recordados por el autor a quien le tocó vivir esta época, entonces era muy común ir al río Sabinas y también divertirse ahí, pescar.

Tiene muy claro el autor que la finalidad del libro es recuperar arqueología lúdica así como la memoria colectiva de la niñez de aquellos tiempos, a la vez para que los abuelos y personas adultas que conviven con los niños les platiquen y distraigan un momento de los juegos electrónicos y de la pasividad con que ahora los niños se desarrollan.

Estos 220 juegos y juguetes en total desarrollaban la psicomotricidad de los niños, su inteligencia, la socialización, los valores y la democracia porque todo se votaba, hasta la inclusión porque aunque hubiera algún niño con discapacidad lo involucraban.

Los niños de entonces movían mucho su cuerpo al practicar estos juegos por lo que el sedentarismo no existía esto contribuía en su salud y en el fortalecimiento de sus huesos, se practicaban los valores y la socialización ya que eran juegos en general en grupo, comenta el autor.

Otro de los valores que se fomentaba a través de estos juegos era la equidad ya que se pretendía poner al mismo nivel a todos los jugadores, sin ventaja para algunos.

Flores Morales cronista de la ciudad, indicó que aún no cuenta con la fecha exacta de cuándo presentará el libro, sin embargo dijo será en el mes de junio.

El autor cuenta en su haber con más de una docena de libros publicados entre los que destacan San Felipe y El Hondo: Cuna de la Región Carbonífera, Historias de Sabinas, Trazos Timos y Trascendencias, Los Forjadores de Sabinas Coahuila, Agujita 100: Su Historia, El Hondo… Una cuenta pendiente de la Historia, Ángeles Locos y algo parecido, Pancho el Zopilote entre otros libros.