La70 edición del Festival de Cine de Cannes ya ha arrancado y con él el desfile de la estrellas por la alfombra roja

Si el año pasado los ángeles de Victoria’s Secret impactaron con sus ‘looks’, este año no iba a ser menos. La portuguesa Sara Sampaio se vistió, cual flamenca del whatsapp, con un Zuhair Murad rojo con mucho volumen y pedrería con el que estaba muy elegante. Este mismo tono es el que hizo triunfar a Julianne Moore, que estaba impresionante con un Givenchy de tul y plumas y cola de sirena.

Por los colores softs se decantaron Uma Thurman, Clotilde Courau y Bella Hadid, cada una con un estilo diferente. Thurman estaba radiante con un Atelier Versace con abertura lateral y escote barco, mientras que Bella Hadid, dado el éxito del año pasado de su vestido de satén rojo, este año ha vuelto a repetir con otro Alexander Vauthier con escote palabra de honor con el que estaba arrebatadora. La más clásica de todas ellas ha sido Courau, que se enfundó un Elie Saab de pedrería.

Brilló, en sentido literal, la modelo Eva Herzigova con un diseño de Roberto Cavalli con apliques dorados y plateados. De corto se vistió Robin Wright con un vestido negro con pedrería muy ochentero de Yves Saint Laurent y Susan Sarandon estaba muy elegante, también con un vestido de terciopelo como Wright, pero en tono verde.

Por Chanel, y por un vestido de la colección crucero de 2018, se decantó Lily Rose, que se vistió de diosa griega con un ‘look’ en blanco y dorado muy sencillo, que nada tenía que ver con el barroquismo de estilismos como los de Jessica Chastain, que optó por un McQueen palabra de honor con bordados y transparencias, o el Dior con tul y transparencias de Monica Bellucci.

El vestido más original de la noche lo llevó Elle Fanning, que confió en un Vivienne Westwood Couture, que crearon especialmente para la estrella con letras pintadas a mano, planetas y estrellas fugaces.