Juana Pérez de León, Karen Dariela Carrillo García y Juana Vázquez Reyes.

SABINAS, COAHUILA.- “Exigimos justicia para nuestros hijos que están siendo torturados por elementos de la Policía de Investigación Criminal para declararse culpables del crimen de la señora Rosa María Ramírez Jiménez”, clamaron ayer públicamente familiares de los cuatro jóvenes imputados en el artero asesinato de residente de los Estados Unidos.
Después de la audiencia inicial de los imputados del homicidio de la señora Rosa María Ramírez Jiménez, ocurrido el pasado 4 de junio en el domicilio ubicado en la calle Francisco Sarabia #652, en la colonia Sarabia, los familiares manifestaron su inconformidad con el proceso desarrollado por elementos de la Policía de Investigación Criminal para la detención de los cuatro jóvenes.
La señora Juana Vázquez Reyes, aseguró que los policías torturaron a su hijo Abraham Guadalupe Vázquez Reyes de 16 años, para que firmara la declaración aceptando su responsabilidad como participante en el homicidio, asfixiándolo con una bolsa de plástico varias veces y golpeándolo cuando se negaba; por este motivo, acudió ante la Sexta Visitaduría de los Derechos Humanos del Estado de Coahuila para presentar la denuncia contra los oficiales.

Beatriz Adriana Fraire Hernández.

Como si no fuera suficiente, la señora Juana Vázquez Reyes confirmó que su otro hijo Jesús Emmanuel Chavarría está acusado de ser el autor material del homicidio, por lo cual exigió que se actúe conforme a derecho ya que sus dos hijos ya no aguantan las torturas a las que están siendo sometidos.
Por su parte la señora Juana Pérez de León, madre de Jesús Alberto Hernández Pérez, comentó que fue el pasado domingo cuando detuvieron a su hijo por posesión de drogas, habiendo sido notificada en el C4 de Agujita que saldrían después de mediodía, pero la oficial en turno le confirmó que Jesús Alberto no saldría ya que fue señalado como indiciado por el homicidio de la señora Rosa María Ramírez Jiménez.
“Al hablar con mi hijo me confirmó que lo habían obligado a aceptar su participación en el hecho, torturándolo. ¿Por qué la Policía no hace bien su trabajo y tienen que hacer las cosas de esta manera? No puede ser que acusen a cualquier persona. Yo exijo justicia y que se hagan bien las cosas”, aseveró la entrevistada.
Inconforme por la situación de su hermano Óscar Manuel, la señora Karen Dariela Carrillo García, exigió que se haga justicia ya que aseguró que su hermano y los otros jóvenes fueron víctimas de las circunstancias y fueron obligados a echarse la culpa del delito.

“En el caso de mi hermano que estaba en casa de mi mamá, él se entregó solo ya que estaba acusado del robo de unas tarjetas por lo cual se lo llevaron a la 1 y media de la casa, por lo que a las 8 de la noche regresé al C4 y me dijeron que ya lo habían liberado, pero no fue así pues en ese momento lo traían de nuevo detenido con droga, lo cual es falso ya que les dije que él se había entregado voluntariamente y no traía tal cosa”, aseveró.
Fue al mediodía del lunes después de acudir al juzgado penal donde fue liberado, al salir de la audiencia los ministeriales ya lo estaban esperando afuera sin ninguna orden de aprehensión de por medio, por lo cual se resistió inútilmente.
La última de las inconformes fue la señora Beatriz Adriana Fraire Hernández, madre de Pedro Martínez Fraire, que estableció que su hijo había sido detenido junto con Jesús Alberto Hernández Pérez por posesión de droga, sin embargo inexplicablemente los inculparon por el homicidio de esta señora de la Sarabia, argumentando que tienen testigos de los hechos.
De los cuatro jóvenes imputados, Pedro Martínez Fraire contará con el apoyo de la embajada de los Estados Unidos, ya que se confirmó su ciudadanía americana por su nacimiento en Nashville, Tennesse.