Luchador Viento Negro, hijo de una leyenda

“Algún día me retiraré no soy eterno, pero mantendré mi máscara”

Soporta el castigo de los rivales.
PUBLICIDAD

La lucha libre en Monclova con el paso de los años ha ido revolucionando, luchadores nacen, crecen desfilan por los encordados locales algunos vuelan alto, otros salen a presentarse por todas las partes de la República Mexicana pero al final siguen en su tierra.
Tal es el caso del luchador Viento Negro un personaje que alberga con poco más de 19 sobre los encordados, su amor por la lucha libre fue heredado por su padre una leyenda que desde el cielo lo sigue guiando.
Súper Can aquel luchador y réferi polémico que muchos de la vieja escuela recordarán, bajo la tutela de su padre Viento Negro comenzó a entrenar lucha libre para después convertirse en una estrella.

¿Cómo inicia tu carrera como luchador?

Debutó en el año de 1999.

Mis inicios fueron en la Arena Tigre Padilla desde que se fundó la arena aquí fue donde yo me formé desde que entrené y debuté profesionalmente bajo la instrucción de mi padre que era de Guadalajara Jalisco.

¿Quiénes fueron tus maestros sobre el encordado?
Mi primer maestro fue Benjamín Catarino El Doctor Kronos, Remo Banda y Valente Castillo ellos son los pilares de Viento Negro dentro del pancracio.
¿En que año debutas como profesional?
Yo debuté como luchador si no me falla la memoria en el año de 1999 en la Arena Tigre Padilla contra unos luchadores de Monterrey Nuevo León, no recuerdo exactamente quienes eran pero es fue el año en que subí profesionalmente al ring.

¿Qué sentiste saltar al cuadrilátero por primera vez?
Bueno yo creo que lo que le pasa a todo luchador por la mente sigo teniendo ese mismo nervio que sentí la primera vez, lo sigo teniendo después de 19 años sobre el cuadrilátero, creo que es algo que nunca se irá hasta el día de mi retiro.

¿Cuál ha sido el más grande sacrificio y etapa dentro de tu carrera?

“Algún día me retiraré no soy eterno, pero mantendré mi máscara”.

Lo más difícil siempre es sacrificar a la familia por venir a presentarse a una cartelera, junto a ello vienen las lesiones tener que alejarte del ring y posteriormente regresar, la etapa más difícil dentro de mi carrera fue el apostar mi máscara.
En un aguerrido duelo me arriesgué apostar mi máscara y destapé al Símbolo luchador de Monterrey que sale en un programa de televisión.

¿Quiénes fueron tus contrincantes más complicados a lo largo del tiempo?
Para mí todos los rivales son complicados, empezando por uno mismo que debe luchar en entrenar duro y con el factor físico.

¿Has pensado en el retiro?
Claro que si he pensado en ello ya que no somos eternos, hasta al momento pienso en algunos dos o tres años más y me gustaría retirarme con mi máscara quiero siempre permanecer con mi incógnita y que recuerden a Viento Negro. “A todos los aficionados quiero reconocerles y agradecerles por darse cita cada jueves a las presentaciones de lucha libre, ya que sin ustedes nada de esto seria posible, los invito a que se den cita y presencien nuestro trabajo llevándose un buen sabor de boca, les envío un gran abrazo a todos”, dijo Viento Negro.