Masacres y el terrorismo sexista

PUBLICIDAD

Según el artículo publicado la semana pasada, con motivo del ultimo tiroteo suscitado en Florida; el periódico El País habló sobre la relación que existe entre los autores de masacres, que resultan ser siempre del género masculino y el vínculo compartido sobre contar con un pasado de violencia de género.

Los datos registrados refieren a hombres con un antecedente cargado de discurso de odio y violencia hacia las mujeres.
Este, a grandes rasgos, resulta ser el perfil más común de los autores de masacres. Las cifras certifican que el 98% de los asesinatos en masa los cometen hombres.

Desde 1982 a octubre de 2017, solo dos mujeres perpetraron dos tiroteos múltiples frente a los 92 llevados a cabo por hombres.

Según un estudio de Everytownfor Gun Safety, en las 10 masacres más mortíferas de EEUU, nueve de sus asesinos tenían un historial de amenazas, violencia o abusos sobre las mujeres.

La misma investigación desprende que el 54% de los asesinos en masa entre 2009 y 2016 estaban fichados por denuncias de violencia doméstica.

Ahora bien, los femicidios son crímenes por convicción, igual que lo es el terrorismo, pareciera que los feminicidios son una manera de terrorismo sexista.

Soraya Chemaly, directora del Proyecto de Discurso del Centro de Medios de
Mujeres (WMC, por sus siglas en inglés), afirmó en una entrevista que “No hay absolutamente ninguna duda de que la práctica de la violencia dentro de un hogar, en un ambiente íntimo, hacia personas que, en teoría, el agresor ama, abre camino a la violencia pública” El tema de fondo es cómo abordamos el pensamiento en torno a la violencia de género.

La división público-privada con la que estamos trabajando no está resultando para nada, porque tendemos a presentar esta violencia terrorista privada de un modo que parece irrelevante para el ámbito público.

Nos quedamos enfrascados en el intento de etiquetar a la violencia masiva como ‘terrorismo’.

Pero lo que tenemos que hacer y no estamos pudiendo es poner fin a la violencia contra las mujeres, contra las personas sin género declarado y contra los niños, que es lo que está en la raíz de estas formas de violencia armada y tiroteos en masa.

Sería mejor que nos enfoquemos en tratar de poner fin a estas otras formas de violencia, que son en sí mismas violencia en masa.