“Maté a la niña y la violé”: Padrastro

Con frialdad confesó su crimen, acabó con la vida de una niña por ‘coraje’ y envalentonado con unas cervezas

PUBLICIDAD

“Bajé para entregarme porque anoche maté…maté a la niña y la violé también…” confesó Santiago Cano García, el feminicida de Paloma.
En el video de su confesión, se le ve un rostro sereno, hasta que le tocó confesar su crimen, ahí con un nudo acepto que mató y violó a su hijastra de solo 14 años.
“maté a la niña y la violé también”, dijo bajando la cabeza con un supuesto arrepentimiento.

A bordo de una unidad que no se sabe si era privada o una patrulla, realizó su confesión en un video que se difundió de manera exclusiva por la página de Facebook de La Voz de Monclova.
Vestía una chaqueta de mezclilla, y una camisa color azul, mientras era trasladado por una brecha de terracería.

“Me llamo Santiago Cano García, estaba escondido en la sierra, pero anoche bajé para entregarme, la niña se llama Paloma, la maté porque teníamos problemas la mujer y yo, (La madre) me tomé unas cervezas y se me hizo fácil entrar a la casa y hacer eso”.
Intentaba mantener su mirada fija a la cámara pero no podía, su remordimiento o vergüenza, era más grande.

Lee también: Se entrega asesino de Paloma

No tenía golpes visibles en el rostro, aunque en su detención se dijo opuso resistencia e incluso sacó un cuchillo.
Pasó casi dos días en la sierra, escondido hasta que bajó al pueblo para huir y amenazar a la madre de Paloma, cuando fue detenido.
En Coahuila, el feminicidio con las agravantes de ventaja, alevosía y brutal ferocidad, tienen una penalidad de 50 años de prisión.

Quería huir en el tren

Santiago Cano García el asesino confesó de la niña Paloma, no se entregó, en realidad pretendía huir luego de regresar al pueblo para amenazar con un cuchillo a la madre de su víctima.
Su plan era huir en los vagones del tren que pasan por Sierra Mojada pero fue detenido en un operativo realizado por elementos de la Policía Especialidad de Coahuila al mando del comandante Hugo Campos.
Santiago, quien era padrastro de la menor, confesó que luego de abusar sexualmente Y matarla, huyó hacia el monte donde se encontraba escondido.

Nota relacionada: Las calcetitas de una princesa, capturan a feminicida

El sujeto de 42 años de edad, también reconoció que ingresó al domicilio de su ex pareja, pues se habían peleado y buscaba reconciliarse, pero en el lugar solo encontró a Paloma, asegurando que al estar ebrio se le hizo fácil amarrarla en la cama con un cable.
Enfadado por los problemas con la madre de la menor, la ató con fuerza y abusó de ella.
Al final la asfixió con el cable con el que la ató.
Santiago consciente del crimen cometido, huyó desatando la búsqueda por parte de habitantes del Ejido Chula Vista en conjunto de elementos de la Policía Especializada de Coahuila.
La búsqueda terminó la mañana de ayer, cuando Cano García regresó al
Pueblo y fue capturado por las autoridades ante las exigencias de una comunidad que quería lincharlo.

ASÍ OCURRIÓ
Como fue del domino público el pasado 10 de enero, la adolescente fue encontrada sin vida y atada con un cable blanco de manos y cuello a la cama.
En un principio los habitantes de citado Ejido sospechaban de dos tipos que recientemente habían llegado a la comunidad, quienes además contaban con expedientes de violación en Químicas del Rey y Escalón Chihuahua.
Pero grande fue la sorpresa para todo el Ejido y las autoridades, aun más por la madre de Paloma, cuando Santiago Cano García confesó que el violó y asesinó a la menor.