Decenas de personas acudieron al panteón del Carmen a despedir  a Jesús Tobías Guel

CASTAÑOS, COAH.-“ Voy a vengar tu muerte, te pusieron un cuatro mi hijo y por eso te mataron pero juro que te voy a vengar, ellos tienen hijos y sabrán lo que se siente!” amenazó cegado por el dolor y llanto don Jesús Tobías, padre de Jesús Fernando Tobías Guel el taxista que fue asesinado de dos puñaladas en el corazón.
La misa de cuerpo presente para darle el último adiós, fue celebrada a las cinco de la tarde en la Iglesia de Nuestra Señora del Buen Suceso, donde el párroco Marco Antonio Medina Molina trató sin éxito de dar consuelo a los deudos.
“La vida terrenal es solo un tiempo en el cual nos conocemos, nos amamos pero llega un momento en que tenemos que partir, sin importar cuales sean las circunstancias que lleven a la partida de este mundo”.
Expresó: “Nuestros muertos viven para siempre mientras estén en nuestros corazones, recuerden que el Señor es mi pastor y nada…”, pero las palabras del párroco eran interrumpidas por los sollozos de los presentes.
“Tenemos que ser fuertes y aceptar que esta vida es temporal que estamos de paso y por lo mismo el acercarse a Dios llevara a aceptar sus designios”, puntualizó el sacerdote.
Al finalizar la misa, el féretro fue trasladado al panteón Del Carmen caminando acompañado por decenas de familiares y amigos de Jesús Fernando, así como los taxistas de la base la Estación donde tenía un mes trabajando.
Ya en el Panteón fue necesaria la intervención del personal que ahí labora para contener a los presentes que se arremolinaban en torno al féretro ya que se corría el riesgo de tumbarlo.
Fue ahí donde don Jesús Tobías cegado por el dolor, advirtió que se vengaría de quienes le “pusieron un cuatro a su hijo”.
“Me quitaron a mi hijo, no pude hace nada por él”, mientras sus amigos le pedían que dejara todo en manos de la justicia y de Dios.
“Si las cosas no se arreglan por la buena será por la mala, pero me voy a vengar, a la malagueña como ellos lo hicieron, tienen familia y para que sientan lo mismo que nosotros estamos viviendo” dijo el padre de Jesús Fernando.
La resistencia de la familia para separarse del cuerpo llevó a que la sepultura se retrasara más de lo normal y fue necesaria de nueva cuenta la intervención de los empleados del panteón para cerrar el ataúd y trasladarlo a la fosa para darle cristiana sepultura.

“ Voy a vengar tu muerte, te pusieron un cuatro mi hijo y por eso te mataron pero juro que te voy a vengar, ellos tienen hijos y sabrán lo que se siente!”

Jesús Tobías
padre de Jesús Fernando Tobías Guel