“Me siento satisfecho con el Karate”: Ángel Aguilar Guerra, cinta Negra

Ángel David Aguilar Guerra, cinta Negra.
PUBLICIDAD

Con apenas 13 años de edad, Ángel David Aguilar Guerra ya porta su cinturón negro sobre su cintura, contrastando el color blanco del karategui que desde hace ya un lustro le ha dado muchas experiencias que han formado parte de su vida.
Su madre Tania Aguilar, desde que Ángel era pequeño (a sus 3 años), le persuadió de practicar la disciplina marcial con el sensei Miguel Agustín Flores, con quien encontró un padre que hasta el momento es su guía por el camino de la vida y de la mano vacía.
Fueron nueve exámenes los que presentó David Aguilar durante los 10 años que tiene trayectoria, donde aprendió a dominar su cuerpo y su mente para enfocarlo a cumplir sus tareas diarias y lograr una armonía con los que le rodean.
“El karate me da seguridad, me ayuda a tener disciplina, respeto a los demás y me respetan, me ayudó a desarrollarme en otras actividades como la danza, el futbol, el baile; complementa mi vida y me siento satisfecho con lo que hago.”

Shito Kai Monclova ha sido su dojo desde que tenía 3 años.

SU CINTA NEGRA
Lo que en su niñez fue un juego o una experiencia divertida, el Karate ahora para Ángel Aguilar se ha convertido en una forma de vida.
Una prueba de esto fue cuando presentó su examen para ganarse su cinta negra, lo que le llevó a llevar a su cuerpo y su mente al límite, probando su carácter.

“Me pidieron llenar un formulario donde plasmé mi opinión sobre éste deporte, mi trayectoria y conocimientos básicos de la filosofía del Karate.
Me presenté sobre el tatami para presentar las katas Bassai Dai y Seienchin, luego expuse la explicación de las técnicas (bunkai) con mi compañero.

Luego ejecuté técnicas de defensa y golpes con desplazamientos y en diversas posiciones, eso me consumió físicamente, pero aún me faltaba el combate, donde tuve que aplicar golpes, patadas y estrategias de las técnicas que aprendí.
Para finalizar realicé sentadillas, abdominales y planchas, fue un examen extenuante que finalmente me ayudó a cumplir un reto más en mi vida, que me hace estar tranquilo y satisfecho”, puntualizó Ángel David Aguilar.