Saltillo, Coah.- En su primera visita a Coahuila, el precandidato a la Presidencia de México por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) José Antonio Meade Kuribreña, aseguró que no hay un plan B para dejar el espacio a un posible relevo en sus aspiraciones para ser el candidato oficial de su partido, y sostuvo que quienes lo afirman solo dan señales de desesperación ante su ascenso en las preferencias del electorado.

Al asistir a la reunión estatal de delegados de su partido, quienes estarán en la Convención Nacional de Delegados que se encargarán de darle el voto definitivo como candidato, Meade afirmó que Coahuila mantiene un “equipo ganador”, por lo que se mostró confiado en que con este apoyo será el Presidente de la República, “y vengo a pedirles que me respalden con su emoción, con sus ideas, con su experiencia”.

Ante cientos de priistas, el precandidato afirmó que se presentará un paquete de propuestas en la reunión nacional sobre su plan de trabajo, pero adelantó que en materia de seguridad no habrá diálogo con los delincuentes y la inseguridad se combatirá pegándoles “donde más les duele: en las armas y en el dinero”.

Sostuvo que habrá una mejor coordinación con los estados así como mejor investigación; en este sentido expuso que las cárceles serán el destino de los criminales.

Al hablar con los jóvenes de Coahuila, les dijo que la educación se consolida con los mejores maestros al frente de los alumnos, multiplicando la posibilidad de que las escuelas sean de tiempo completo y estimulación temprana en guarderías.

Planteó a los delegados las posibilidades de sus contrincantes y afirmó que sus perfiles no son los adecuados para administrar un país, pues Andrés Manuel López Obrador tardó 14 años en terminar su carrera y lleva 12 años sin trabajar; en tanto que Ricardo Anaya “solo sabe hablar inglés, francés y conoce de turismo… necesitamos un presidente no un guía de turismo”.

Apuntó que por su parte cuenta con un perfil con experiencia, con valores, y “que ha trabajado por Coahuila por 20 años”.

CONFÍA EN EL TRIUNFO EN COAHUILA

Acompañado por Francisco Saracho Navarro, coordinador de la precampaña de Meade a la Presidencia, así como por diputados federales y senadores coahuilenses, el hoy precandidato se dijo confiado en que se logrará el triunfo en Coahuila y avaló la posible candidatura de la líder del priismo estatal Verónica Martínez, quien en entrevista posterior señaló que “no son los tiempos” para solicitar contender por algún cargo en su partido.

En su intervención, esta expresó el apoyo de la militancia priista a la candidatura de Meade y le aseguró que las líderes sociales en Coahuila trabajarán para hacerlo presidente de México.

Dijo que la estructura priista está sólida para llevar a todos los rincones del Estado su oferta política y realizar la campaña una vez que sea electo candidato, “estamos convencidos que usted es el mejor candidato, con mayor trayectoria y experiencia, estamos seguros que será el próximo Presidente de México”.

Aceptó, que 2017 significó una “difícil” contienda pero dijo que el priismo de Coahuila se declara listo para que la entidad siga siendo gobernada por el PRI y se comprometió a que todo el aparato seccional forma ya un equipo para que “de la mano y juntos” se logre el triunfo en el 2018.

Con la asistencia de los senadores coahuilenses Hilda Flores Escalera y Tereso Medina Ramírez; el diputado federal Jorge Dávila y el legislador federal con licencia Jericó Abramo Masso, en el evento se hizo presente el sector juvenil priista que mostró su apoyo a Meade, quien destacó los logros de gobierno en Coahuila.