Guadalajara, México.- El campeonato de bateo estaba prácticamente definido para cuando se jugó el tercer juego de la serie entre Charros y Tomateros.

Sebastian Elizalde, de Culiacán, llegó al encuentro del viernes con un promedio de .380, mientras que José Manuel Rodríguez, de Jalisco, registraba .371.

La fórmula era sencilla. Si Elizalde se iba en blanco y Manny bateaba 4 hits, lo empataba en el porcentaje. Y si conectaba 5 imparables, se quedaba con la corona de bateo.

Benjamín Gil, manager de los Tomateros, sentó a su jardinero, por lo que Rodríguez tenía una última oportunidad.

Pero el pitcheo guinda no dejó batear al segunda base de Charros, al darle 2 bases por bolas y recetarle 2 pelotazos, por lo que el campeonato de bateo se lo llevó Elizalde.

“Eso no es parte del beisbol, las cosas se ganan cuando se lo merecen verdaderamente en este trabajo. El muchacho (Manny) es todo un profesional, se merecía un respeto diferente, el no pitcharle y darle pelotazos, no es del beisbol mexicano. (Estoy) Un poco triste por lo que pasó”, comentó Roberto Vizcarra, mánager de los Charros.

Por su parte, Gil aseguró que no ordenó las 2 bases por bolas a Rodríguez y mucho menos mandó a que lo golpearan.

“Le tengo mucho respeto a Manny. Por como se dieron las cosas, comprendo que esté molesto, de ninguna forma voy a mandar, ordenar, golpear a un bateador porque está teniendo una tremenda temporada, eso es, para los que me conocen, ridículo”, señaló Gil en conferencia de juego tras finalizar el encuentro.

“Considero a Manny mi amigo, soy fan de él, no tengo nada en contra de él. Teníamos un plan de cómo pitcharle a un jugador que es el jugador más caliente de la Liga, el mejor productor y puedo decir que no ejecutamos ese plan”.