A 15 días de haberse tragado una supuesta piedra, un niño de un año siete meses de edad, murió la tarde de ayer cuando era trasladado de Piedras Negras a Saltillo para una intervención quirúrgica; Lamentablemente a la altura de Hermanas sufrió una crisis respiratoria y llegó muerto al hospital Amparo Pape de Benavides.

Fue la tarde de ayer cuando Mateo “N”, vecino de la calle Teotihuacán 904 de la colonia Tierra y Esperanza, en Piedras Negras, fue declarado muerto a su llegada al nosocomio, víctima de una negligencia médica.

Fue el padre del bebé, Juan Manuel Tovar Rodríguez, de 22 años de edad, quien dio a conocer que desde hacía 15 días el niño comenzó a tener problemas en la garganta, por lo que fue llevado al hospital Salvador Echeverría en Piedras Negras, donde fue examinado por los galenos.

Te puede interesar: Se corta las venas

Luego de revisar al infante y sin realizarle algún tipo de estudio, los médicos dieron de alta a Mateo “N”, indicando que se encontraba estable y no ameritaba hospitalización.

Desesperados, los padres al ver que su hijo no mejoraba conforme pasaban los días, el sábado lo llevaron de nueva cuenta al hospital pero le diagnosticaron solo una infección en la garganta y lo dejaron internado.

La mañana del domingo, una radiografía realizada al bebé reveló que Mateo “N” tenía bloqueada la garganta, con lo que parecía una piedra pequeña.

Los padres abordaron una ambulancia que los llevaría hasta la capital del Estado, pero en el trayecto, Mateo “N” comenzó a presentar problemas respiratorios, optando por trasladarse al hospital Amparo Pape de Benavides, a donde el bebé llegó muerto.

Personal médico del nosocomio se encargó de dar parte a los detectives de la Agencia de Investigación Criminal, quienes realizarían las diligencias correspondientes, mientras que el cadáver del bebé fue trasladado al anfiteatro para determinar qué fue con exactitud lo que le obstruyó la garganta.

Entérate.

La mañana del domingo, una radiografía realizada al bebé reveló que Mateo “N” tenía bloqueada la garganta, con lo que parecía una piedra pequeña”.