Muere madre en pleno 10 de Mayo

Su hijo no tiene dinero para enterrarla

Piden apoyo para gastos funerarios.
PUBLICIDAD

Parecía que sería un día de celebración como en años pasados, pero no fue así, Roberto Torres Flores pasó el día más triste de su vida, el Día de las Madres, cuando  lamentablemente su madre murió y hoy no tiene el recurso necesario para darle cristiana sepultura.

En pleno 10 de mayo, Roberto Torres Flores perdió a su madre María Guadalupe Flores Aguilar de 60 años y a quien mejor la conocían como “Lupe” debido a la enfermedad insuficiencia renal.

Su hijo Roberto había dejado de trabajar para hacerse cargo de su madre y así regresar un poco de lo mucho que su madre hizo para sacarlo adelante, incluso él mismo decidió no casarse con tal de cuidar a su madre en la vejez, hasta que llegó el día de su muerte.

Doña Lupe ya estaba desahuciada luego de un largo proceso de constantes visitas al hospital para la hemodiálisis, de estudios y más estudios, gastos para el transporte y otras cosas que eran necesarias.

Solo ella y su hijo vivían en una vivienda humilde, una vivienda construida de madera con techo de láminas y en algunas partes hule para impedir que el agua se trasminara y que los muebles no se afectara, él dejó de trabajar debido a que cuidaba a su madre.

Algunos vecinos se acercaron para apoyarlo un poco económicamente, fue posible conseguir el féretro, pero aún hay dinero que se debe y no hay recursos suficientes para darle cristiana sepultura, ahora hace falta un recurso aproximado a los 5 mil pesos.

Familiares y amigos daban el último adiós a Lupe en la calle 6 entre 5 y 7 número 220 de la colonia Otilio Montaño, su hijo sentado justo frente al féretro de su madre, no quería despegarse un solo momento de esa mujer que le dio vida y ahora la ve en muerte.

No era la primera vez que ellos necesitaban del apoyo de la ciudadanía, en una ocasión pidió ayuda a través de las páginas de Facebook y  personal de La Hacienda  le otorgaron un comedor, además de nota cada lunes, una despensa que tenía desde carne hasta fruta, lo necesario para una buena alimentación de Doña Lupe.

Después las láminas del techo de su vivienda estaban picadas, el agua se metía y afectaba sus muebles, se hizo un evento a beneficio y le cambiaron las láminas,  hacían tamales o cualquier otro tipo de actividad para ayudarlos porque sabían que prácticamente ellos dos estaban solos. La gente que desee ayudar a la causa puede comunicarse al 866 651 20 42 con Lucía Esquivel.

CAJA DE DATOS:

866 651 20 42 con Lucía Esquivel.