Muere niño atropellado

El responsable salió libre gracias a una firma; sus papás exigen castigo

PUBLICIDAD

“¡Yo no quiero jugar a esto, yo no quiero jugar a esto por favor, me quiero ir a mi casa, por favor!”, gritaba el pequeño Jucel Alexander Rodríguez Fernández de 9 años de edad tras haber sido atropellado mientras paseaba con sus amigos en bicicleta, lamentablemente el pequeño murió en el hospital, sus padres no tenían recurso para el funeral.

La noticia la recibió su madre Mónica Fernández, esto luego de que estuvieron consiguiendo medicamentos y una sonda, el menor necesitaba una cirugía de urgencia que no se le pudo practicar, la familia comentó que fue debido a que en el hospital no se contaba con lo necesario.

El responsable quedó en libertad y según la familia cuando se enteró de la muerte del menor, contestó que ya se había deslindado de eso y que nada podía hacer.

Juan Pablo Domínguez García padre del niño, mencionó que su esposa se encontraba en el hospital cuando unos policías fueron por ella y la trasladaron a Seguridad Pública a control de accidentes donde la hicieron firmar “un perdón”, el resto de la familia argumentó que la madre no escucha bien y también tiene problemas en la vista, presionada por que su hijo estaba en el hospital no se dio cuenta de lo que firmó.

Ayer por la mañana acudieron a Seguridad Pública para obligaran al responsable a hacerse cargo de los gastos funerarios, Juan Pablo aseguró que le ofrecieron una ayuda económica pero no sería mucho, le dieron la opción de que se fuera más arriba y lo hizo, acudió a interponer una demanda en el Ministerio Público.

Pasaba la 1:00 de la tarde, los padres del niño estaban en el interior de la Fiscalía, cuando él papá se salió a fumar un cigarro y mencionó que le decían que su hijo fue el responsable.

“Se actuó mal en el momento en que fueron por mi esposa al hospital para que fuera a firmar el perdón, ¿cómo lo íbamos a firmar? si mi hijo se estaba muriendo, ¿a mí quien me va a dar la vida de mi niño?”, señaló llorando.

Hace poco él se quedó sin trabajo y precisamente estaba en Saltillo buscando una oportunidad de empleo, no sabía cómo hacerle para velar a su hijo y después darle sepultura.

“No tengo dinero, ¿cómo le hago?, el responsable salió libre”, mencionó llorando Juan Pablo y volvió a ingresar a Fiscalía.

Mira Domínguez, tía del menor mencionó que no importa como pasaron las cosas, quien lo atropello pudo haberse ofrecido, pudo haber estado al pendiente de lo que el niño necesitara en el hospital por humanidad, pero no lo hizo.

“No se vale que nosotros estemos con este dolor, el responsable durmió muy bien, mientras nosotros nos desvivíamos por conseguir una sonda para el niño, en taxi, corriendo, buscando medicamentos que nos pedían  en el Amparo Pape”, mencionó.

Dijo que fue un accidente, pero si tan solo el hombre que manejaba la camioneta se hubiera puesto una mano en el corazón y los hubiera trasladado de un lugar a otro, aunque fuera en la troca que lo atropelló, la situación sería diferente.

“Nosotras estábamos corriendo como locas, el niño estaba intubado y necesitaba una cirugía urgente, le avisamos que ya había muerto y que no había para solventar los gastos funerarios, contestaron que ellos ya estaban deslindados de todo”, mencionó.

Describió a su sobrino como un niño inquieto, muy juguetón, travieso como lo es cualquier otro niño de su edad, solía pasear en bicicleta por los paseos de La Miravalle, lamentablemente se fueron más lejos y ocurrió la desgracia.

“Ojalá que la autoridad haga algo, porque no fue un perro al que atropellaron, era un niño, era mi sobrino”, comentó.

El menor estaba muy asustado, los paramédicos trataban de tranquilizarlo diciendo que iban a jugar y que él tenía que hacer lo que le pidiera, que se quedara tranquilo porque los subirán a la camilla.

El niño se quejaba de dolor en sus piernas, además presentaba una herida en su cabeza, decía que se quería a su casa, desgraciadamente murió en el hospital, su familia menciona que se le formaron coágulos en la cabeza y finalmente un derrame cerebral le arrebató la vida.

La familia pasa por esta lamentable perdida, al mismo tiempo tiene que tomar fuerzas para exigir justicia pues comentan que es muy injusto que se hayan tardado más en conseguir unas placas de la cabeza del pequeño, que el tiempo que el responsable estuvo detenido.