Muere policía baleado de un paro cardíaco

Sus restos serán velados en Múzquiz; deja cuatro hijos huérfanos

Ayer murió el policía, Edgar Omar Fernández Gutiérrez, sus familiares tenían la esperanza que sobreviviera.
PUBLICIDAD

NUEVA ROSITA, COAHUILA.- Ayer falleció el oficial de Seguridad Pública, Edgar Omar Fernández Gutiérrez, lo anterior debido a un paro cardiaco; alrededor de las 9 de la mañana con siete minutos, el neurocirujano Raúl Cuellar Garza lo declaró su muerte en la sala de terapia intensiva.
Después de debatirse entre la vida y la muerte por espacio de una semana, el oficial no superó las complicaciones pulmonares que se presentaron después de la cirugía que se le practicó en el cerebro para extraer la bala que se le quedó alojada al momento del impacto.

El cortejo fúnebre se realizará en Múzquiz.

El pasado martes Edgar Omar presentó una notable mejoría, abrió los ojos, obedeció las órdenes que le giró el doctor de cabecera de mover los brazos y piernas el cual respondió de inmediato, debido a que se desconcentró, lo volvieron a sedar con la intención de despertarlo al día siguiente.
Lamentablemente esto no ocurrió la madrugada de ayer empezó con dificultades para respirar de inmediato los médicos que estaban a su cuidado lo atendieron, pero lamentablemente horas después falleció a consecuencia de una hipersecreción bronquial lo que le provocó un paro cardiaco.

También puedes leer: Arrestan a mujeres por vender caricias

Los restos del oficial fueron llevados ayer por la tarde a Presidencia Municipal, donde le rendirían un homenaje póstumo acompañado por toda su familia, la primera autoridad, Julio Long Hernández, el director de Seguridad Publica, Rolando Noé Fernández Martínez y sus compañeros de trabajo quienes darían el último pase de lista en honor a su compañero caído en el cumplimiento de su deber.