El chico envió varias fotografías a sus amigos antes de perder la vida.

Un joven ruso perdió la vida el pasado 22 de noviembre tras la explosión de una granada que utilizó para tomarse una fotografía dentro de su auto.

El hecho ocurrió en la ciudad de Krasnodar, donde la víctima de 26 años envió varias imágenes donde posa con el instrumento en la mano, minutos antes de morir.

Aunque se desconoce dónde adquirió la granada, el Comité de Investigaciones de la región abrió un expediente para determinar qué fue lo que ocurrió realmente.