Ambos casos dieron su último suspiro en las instalaciones del hospital Amparo Pape

Al trascurrir la segunda semana del año 2017 la ingesta excesiva de alcohol iniciada desde las fiestas decembrinas ha dejado dos muertos en la Región Centro del estado, el primer deceso fue el de un ciudadano fronterense ocurrido el domingo 8 y el segundo el lunes 9 de enero en el cual aún no se identifica al occiso.
Los fallecidos, ambos mayores de 60 años, dieron su último suspiro en las instalaciones del hospital Amparo Pape donde se les atendió en el área de urgencias por su grave estado de salud causado por el incuantificable consumo de alcohol adulterado.
El director del nosocomio Ángel Cruz García Rodríguez mencionó que en enero es cuando normalmente se ven los daños del consumo en exceso de alcohol, al igual que los consumos en abundancia de comida prohibida en personas con padecimientos como diabetes e hipertensión.
Es cuestión de días, posteriores a las fiestas navideñas para que las complicaciones lleguen al cuerpo humano y específicamente en el caso del alcohol se genera la depresión del sistema respiratorio, además de la depresión en el sistema neurológico.
Aunado a ello los alcohólicos crónicos presentan problemas digestivos, en algunas situaciones han arribado al nosocomio con sangrado del tubo digestivo y pancreatitis, mismos que ocasionan que el paciente no pueda recuperarse y termine sin signos vitales.
El médico argumentó que la gran mayoría de estos pacientes (alcohólicos) tienen patologías asociadas, unos son desnutridos, otros en abandono, diabéticos o hipertensos.
En estos últimos casos en mención el alcohólico perjudica aún más rápido sus órganos vitales debido a que no tienen controlados sus padecimientos con tratamientos.
“En relación a otros meses, enero es un mes donde se aumenta, así como se aumentan las enfermedades respiratorias en niños y personas de la tercera edad, aumentan las enfermedades o estados de abuso de alcohol, se traduce en personas con problemas neurológicos y digestivos pues unos presentan sangrado del tubo digestivo, hay pancreatitis y en ocasiones el abuso es tan considerable que el paciente tiene muy malas condiciones y no logran recuperarse”, explicó el director del Amparo Pape.