Murió Sandra por tumor en el riñón

A lo largo de un año el IMSS jamás supo diagnosticarla; cuando un médico privado lo hizo, resultó demasiado tarde

PUBLICIDAD

Al complicarse la cirugía donde le quitarían un tumor de diez centímetros del riñón izquierdo, falleció en Monterrey la señora Sandra Laura Gómez Robles, quien en días pasados se quejó de la negligente atención de la Clínica 7 del IMSS al no diagnosticarla a tiempo.
Patricia Gómez, su hermana, relató que hace un año Sandra se quejaba de dolores en la espalda baja, por lo que acudió a la Clínica 86 del Seguro Social ubicado en la colonia Mirador, su médico solo le daba naproxeno y paracetamol para el dolor muscular que dijo padecía, siempre la regresaba a su casa.
Eso pasó cada mes hasta cumplirse un año, sus hermanas decidieron llevarla a una clínica privada donde les dieron la mala noticia: le detectaron un tumor en el riñón izquierdo.
Durante todo ese tiempo el tumor creció cuando se pudo haber evitado de tener una buena atención médica con los estudios requeridos, esto nunca se hizo y su mal avanzó hasta medir diez centímetros. “Aquí están las consecuencias, ya es demasiado tarde”, dijo Patricia Gómez.

Todos la recordarán como una buena cocinera, amable, bailarina, trabajadora y alegre.

En febrero Sandra no podía respirar ni hablar, requirió que una ambulancia de Cruz Roja la trasladara de la colonia Pípila a la Clínica 7. Claudia Gómez, comentó que en el IMSS el doctor Pérez Pérez rehuía atender a su hermana y el urgenciólogo le dijo que no requería de sus servicios y que no sabía porque la habían internado, la pasó a primer piso y le dio pastillas para “quitarse la responsabilidad de encima”.
El miércoles 06 de marzo la trasladaron de la Clínica 7 a la Clínica 25 de Monterrey, Nuevo León, los galenos le detectaron cuatro litros de agua en sus pulmones y de inmediato la pasaron a quirófano para que pudiera respirar y hablara bien. Al poco tiempo su salud mejoró, Sandra volvió a ser ella y estaba contenta, lo demostraba bailando en su cama y haciendo bromas con sus hermanas.

Despiden familiares a la señora Sandra Laura Gómez Robles, alegan negligencia médica de la Clínica 7 del IMSS.

Fue el lunes a las 5:00 de la mañana cuando ingresó al quirófano, Sandra estaba nerviosa pero feliz porque le quitarían el tumor, pero todo se complicó, los especialistas tuvieron que abrir la vena cava –vena principal del cuerpo- porque el tumor ya la había invadido y procedieron a darle 10 unidades de sangre, mismas que tiraba, falleció a los 52 años de edad. Sus hermanas no podían creer que todo se complicara en unas horas, se encargaron de trasladarla a Monclova luego de medio día.
“No hemos pensado en denunciar porque eso no nos regresará a mi hermana, estará en su consciencia ya que no tienen nada de ética profesional. Mi hermana requería sus servicios y fue en Monterrey donde los médicos se dieron cuenta de su estado de salud que era grave y que en el IMSS no se lo habían diagnosticado”.

Sus hermanas Patricia y Rosy no desean interponer demanda, Claudia y los tres hijos de Sandra siguen pensando proceder por la vía legal.

Sandra Laura dejó a tres hijos, cuatro nietos y cuatro hermanos, quienes la recordarán con una buena cocinera, amable, bailarina, trabajadora y alegre.
Sus hermanas Patricia y Rosy no interpondrán una denuncia contra el doctor Pérez Pérez, pero no descartaron que sus hijos si vayan a proceder legalmente contra el Seguro Social al igual que su otro hermana Claudia Gómez, quien señaló que el doctor todavía le había dado cita para el mes de mayo. “Pero mi hermana ya no está”.

Es la segunda muerte este año
Claudia Gómez, informó que el 14 de febrero su hermano Héctor Gómez Robles tuvo un infarto y fue trasladado a la Clínica 7 del Seguro Social, personal lo pasó a Terapia Intensiva donde luchó por su vida y a las pocas horas falleció. El médico que los atendió les dijo que en dicha sala habían detectado una bacteria, luego de unas pruebas que realizó el personal.
“Dijo que eso había afectado la salud de mi hermano y el paro cardiaco terminó por arrebatarle la vida, el médico comentó que además de luchar contra el infarto, el cuerpo de Héctor también luchaba contra la bacteria que está en Terapia Intensiva y que es común en los tubos de oxígeno”.