La desnutrición que puso en peligro la vida de las gemelas de Colinas de Santiago, es producto de negligencia y omisión de los padres y no por pobreza, según revelan las primeras investigaciones de la Procuraduría de los Niños, las Niñas y la Familia (Pronnif).

Como se informó ayer en exclusiva, la tarde del martes los padres de la pequeña, Edith Rendón Carranza y Juan Ramírez García, solicitaron la intervención de los médicos porque una de las niñas de nombre “Juanita” estaba muy enferma.

Los médicos revisaron a la menor y se percataron que estaba gravemente desnutrida, mientras que la gemela de nombre Nataly también presentaba deplorables condiciones por su precaria alimentación.

Desde que fue notificada del caso, la Pronnif comenzó las investigaciones del entorno familiar de las pequeñas.

La subprocuradora Leticia Sánchez Campos comentó que las primeras investigaciones permiten descartar que la desnutrición de las niñas sea a consecuencia de pobreza extrema, pues ambos padres tienen los medios básicos para salir adelante y darles de comer.

Con este informe se fortalece que la causa de la desnutrición es la omisión de cuidados de los padres, a quienes decidieron quitarles la guardia y custodia de las niñas de manera temporal.

“Es evidente que existe una omisión de cuidados pero no solo de los padres también de familiares cercanos, que a pesar de ser testigos de la difícil situación en la que se encontraban las pequeñas no hicieron nada”, recalcó la Subprocuradora.

Comentó que por el momento están enfocados en sacar adelante a las menores, pero más adelante pensarán en la forma que procederán contra los padres.

Las dos pequeñas de ocho meses de edad, pesan solo tres kilos, permanecen internadas de emergencia al hospital Amparo Pape de Benavides y se encuentran bajo resguardo de la Pronnif pues no serán regresadas a sus padres, ni a familiares de apoyo.