Will Rosellini, un bioelectrónico experto, es el creador de Nexeon, proyecto que tiene como objetivo mejorar la calidad de vida de los pacientes que sufren debilitamiento o enfermedades neurológicas, teniendo como misión principal cambiar drásticamente la forma en que nos acercamos y conocemos el sistema nervioso humano.

Elon Musk, creador y Ceo de Neurolink, ha afirmado que aproximadamente dentro de 8 a 10 años las personas sanas podrían estar recibiendo implantes cerebrales como nuevas interfaces de computadora. Ahora el implante cerebral de Nexeon, que existe hoy en día, es uno de los tres dispositivos en el mundo que pueden registrar funciones cerebrales en tiempo real y estimular otras partes del cerebro.

Will, aparte de sus diversos proyectos MedTech, ha aparecido en eventos TEDx y fue escritor / colaborador del videojuego basado en Cyborg Deus Ex: Human Revolutions.

La bioelectrónica puede ser utilizada para el manejo del dolor, para tener una mejor calidad de vida, reduciendo el problema del opioide. La neurotecnología de Nexeon lucha contra el envejecimiento de los cuerpos, tema en el que el sector tecnológico está invirtiendo. Tendremos un futuro en el que más de la cuarta parte de la población tendrá más de 65 años y necesitaremos que sean saludables y no se enfermen, debido a que posiblemente trabajarán a lo largo de su vida, incluso en la etapa de la tercera edad.  “Es impactante para mí porque hago esto todos los días, las personas no entienden cuánto cambiarán sus vidas en los próximos 20 años (…) solía ​​trabajar en un asilo de ancianos, “así que me doy cuenta de lo poco que la gente piensa sobre el futuro de sus vidas” dice Will Rosellini, fundador y CEO de Nexeon Medsystems.

Los implantes se ubicarán en el cerebro de las personas. Nexeon está en proceso de construir dispositivos de neuroestimulación que funcionarán con el sistema nervioso central para detectar deficiencias e intervenir para corregirlas. La idea de Rosellini es ir más allá de los simples dispositivos de marcapasos que tienen una programación limitada y ofrecen un resultado basado en una definición de “normal”.

Los dispositivos de Nexeon se están construyendo para funcionar junto con la actividad nerviosa de un individuo. “Nuestros dispositivos pueden grabar desde los nervios y luego retroalimentarse en el sistema para permitir un paradigma de circuito cerrado, y eso le proporciona formas dramáticamente diferentes de comprender lo que está sucediendo para cada enfermedad y corregirla en cada paciente”.

Su enfoque en lo que puede lograr la neurotecnología ha atraído inversiones de Google y GSK mientras trabaja en áreas donde el cuerpo humano falla y donde su tecnología puede desempeñar un papel: “Vamos a descubrir qué es la enfermedad de Parkinson, ya que en este momento no sabemos en qué consisten la mayoría de las enfermedades neurológicas”.

En este momento, toda la información que sale del sistema nervioso no está estructurada. Entonces, lo que estamos proponiendo es ser la primera compañía que distribuya datos del sistema nervioso y le ponga una marca de tiempo que le permita conectar un punto en el tiempo y lo que el cerebro está haciendo con cada  pieza electrónica en el mundo.  Dice Rosellini.

Un enfoque de comparación de datos permitirá que las señales nerviosas de un individuo se comparen con “normales” y se ajusten en función de ese contraste, la forma en que se interpretan estos datos será de fuente abierta, para aquellos que estén en condiciones de construir el software AI y ML pertinente para computarlo de modo que proporcione el mayor beneficio para el usuario.

Will Rosellini

Esto, dice Rosellini, es donde debe aplicarse el límite de la tecnología. Este no ignora la ambición de su proyecto, sin embargo, espera una versión 2.0 de humanos donde el poder del cerebro humano funcione en conjunción con su contraparte de AI. Él imagina que los Millennials serán los primeros en tomar el tipo de implantes en los que está trabajando, por esto desea preparar el camino para un nuevo nivel de aceptación en la sociedad de la neurotecnología, que espera que sea tan fácil de usar y reprogramar como un iPhone.

El tipo de respaldo financiero que él requiere está disponible: “Lo primero que vemos son las personas de alto patrimonio que quieren que sus dólares tengan sentido”.  Uno imagina que actualmente estamos en un patrón de espera con estas tecnologías. Sin embargo, están siendo desarrolladas, pero necesitan estar ampliamente disponibles, es decir que, el precio tendrá que reducirse y deberá integrarse en el sistema de salud actual para ser más asequible. Las estadísticas simples sugieren que esta tecnología es real y que no la podremos evitar.

“Invoco a mis competidores porque voy a necesitar eso, o alguien que quiero lo va a necesitar … Hay tanto trabajo por hacer y tanto espacio para fallar. Quiero que cada compañía de golpes y tenga éxito porque hay una probabilidad de 1 en 3 de que vaya a tener un accidente cerebrovascular “

SocialGeek