Niega atención a paciente y muere

La doctora afirmaba que tenía Covid y se negó a atenderla

María Ramos tenía cuatro años laborando en el hospital.
PUBLICIDAD

Niegan atención hospitalaria a la trabajadora María Aracely Ramos, quien por cuatro años se desempeñó como intendente, los médicos aseguraron que tenía Covid-19, los familiares señalan que Gabriela Barajas no aceptó que la ingresaran en el Hospital Amparo Pape y procederán legalmente para evitar que esto le ocurra a otras personas.

Graciela Elizabeth Pérez Ramos, dijo que su mamá tenía 52 años de edad y contaba con 4 años laborando para la compañía de limpieza del hospital y desde mayo que inició a trabajar en el Hospital Móvil.

María se sintió mal y su yerno fue a revisarla ya que se encontraba inconsciente, a medio día se comunicaron al Hospital Amparo Pape para ver si la podían aceptar y les dijeron que sí.

La hoy occisa llegó con una cetoacidosis diabética y solo pedían a los doctores que le pusieron insulina y la estabilizaran, luego la familia la trasladaría a otra institución de salud. Sin embargo, la doctora del triage respiratorio, Valeria, les respondió que no podía hacer nada por ella.

“Mi mamá era intendente, no quisieron ni estabilizarla, aunque tenía ISSSTE nos dijeron que la podían recibir. Ella tuvo Covid-19 hace veinte días, cumplió con su resguardo y lo venció, pero igual tuve que firmar para que la trasladaran al IMSS alrededor de las 2:00 de la tarde”.

En la Clínica 7 del Seguro Social fue atendida, pero a las 4:00 de la tarde María perdió la vida debido a un paro cardiaco y el día de hoy, se le informó a la familia que la señora había dado negativo a la prueba Covid.

Señalaron que perdieron mucho tiempo esperando la atención, el mismo titular de la Jurisdicción Sanitaria 04 Faustino Aguilar Arocha autorizó que se le atendiera, sin embargo, indicaron que la doctora Gabriela Barajas fue quien les negó la atención.

Sus compañeros de trabajo aseguraron ser testigos de lo que pasó, su impotencia al no poder ayudarla o ingresarla, dieron a conocer que los líderes sindicales tampoco movieron un dedo por ella, la presidenta ni el jurídico, Marisol Guel y William Arroyo.

Respecto a si interpondrían una denuncia contra las doctoras, Graciela dijo que sí con el fin de que atiendan a las demás personas que lleguen a atenderse de la misma forma, pero eso no le regresará a su mamá.

“Si tienen o no Covid-19 tienen que atenderlos, porque por eso son un hospital y tienen personal para combatirlo”.

María fue velada en la capilla de la Sección 147, sus tres hijos, su esposo, amigos y familiares pudieron ingresar a las instalaciones luego de corroborar que no tenía Covid-19.