No satanicen el psicoactivo de la mariguana, esto dice experta

En dosis muy bajas puede ayudar a controlar diversas enfermedades como el dolor crónico dice la directora asociada de Investigación de Santé Cannabis

En dosis muy bajas puede ayudar a controlar diversas enfermedades como el dolor crónico dice la directora asociada de Investigación de Santé Cannabis. Foto: Pixabay
PUBLICIDAD

No se debe satanizar al THC (Tetrahidrocannabinol, principal constituyente psicoactivo del cannabis), pues en dosis muy bajas puede ayudar a controlar diversas enfermedades como el dolor crónico, señaló la especialista María Fernanda Arboleda Castro, al destacar que también hay que diferenciar entre el uso lúdico y medicinal de la mariguana.

En entrevista la directora asociada de Investigación de Santé Cannabis, explicó que las personas que utilizan la mariguana para fines no médicos, suelen recurrir a compuestos con altas concentraciones de THC, por ser el compuesto psicoactivo que da una sensación de furia y bienestar, no obstante, este compuesto puede ser usado para la salud.

“Se ha visto que el THC tiene un impacto para el control del dolor crónico, (…) también se utiliza en otros síntomas como son las náuseas y el vómito inducido por quimioterapia, en pacientes que tienen falta de apetito, o incluso en trastornos en el sueño”, explicó.

No obstante, resaltó que el cannabis medicinal no es para todo el público, pues hay que saber en qué condiciones y a qué personas se debe recetar, “por eso la importancia de que haya un médico que supervise y monitoree el tratamiento de los pacientes”.

En el caso del THC, detalló, concentraciones muy altas pueden tener un efecto negativo en personas que sufren esquizofrenia, pues es muy probable que el paciente desarrolle un episodio psicótico y termine en un servicio de urgencias.

“Los cannabinoides son productos o componentes que sí pueden producir efectos secundarios, dentro de los cuales, el THC es el que más se asocia a estos efectos; por ejemplo, (puede producir) taquicardia o arritmias», resaltó la directora de una empresa de cannabis medicinal en Latinoamérica.

Señaló que otro componente del cannabis llamado CBD, que no tiene efectos psicoactivos como el TCH, es un potente antinflamatorio y, por lo tanto, es efectivo en el dolor crónico, además, actualmente se utiliza para tratar a pacientes con esquizofrenia y ansiedad.

“Hay que resaltar que los cannabinoides no son una terapia que sustituya los tratamientos, más bien lo complementa. Son un coadyuvante que no sustituyen los opioides; en algunos casos, lo que sí puede llegar a ocurrir es que se puedan reducir las dosis de los opioides”, subrayó Arboleda Castro.

La especialista indicó que el problema de la falta de regulación del uso medicinal del cannabis en México, es que las personas están comprando y vendiendo productos con THC que no saben cuánta concentración tienen, por lo que pueden empeorar su salud y tener problemas serios.