“No todos los príncipes buscan a princesas”

Humberto Solís y Otilio Sepúlveda, hicieron historia al convertirse en la primera pareja en la región Centro en casarse y hacer pública su unión

Un amor que para muchos es señalado, pero para otros tantos es válido, es el de dos personas del mismo sexo, sin embargo esto no fue impedimento para que Humberto Solís y Otilio Sepúlveda cumplieran el sueño de llegar a formalizar su matrimonio. Hicieron historia al convertirse en la primera pareja en la región Centro casarse y hacer pública su unión.
Otilio y Humberto se conocieron en el año 2010, cuando el primero en mención arribó a México, después de pasar una larga temporada en Estados Unidos, sus amistades los presentaron y desde ese momento surgió el interés tanto de uno como del otro por seguir frecuentándose, hasta que meses después iniciaron la relación que hasta el día de hoy cuenta seis años.
“Estamos viviendo la mejor etapa de nuestras vidas, ya que ahora sí que tenemos seis años de estar juntos, en el 2011 hicimos el pacto de solidaridad, en el 2015 tuvimos la oportunidad de casarnos con nuestras familias y amistades presentes, dándonos todo el apoyo”, comentaron.
El amor y apoyo incondicional es diario, aseguraron ambos, no se requiere de que llegue un día de San Valentin para que se demuestren con pequeñas o grandes muestras de cariño lo que sienten entre sí.
“Somos muy felices, el amor para nosotros no es tanto como el regalo, los osos de peluche, los chocolates, el amor para nosotros es demostrárnoslo a diario, siempre decimos a nuestras amistades que crean en el amor, pues muchos dicen que el amor en parejas del mismo sexo no existe”.
Fue en octubre del año 2015 cuando tras legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo, dieron el gran paso, a lo grande, organizando una boda que dejó marcadas sus vidas y las de todos los invitados.
“Hay personas que tienen mucho más que nosotros, pero no se han atrevido a dar este importante paso que es casarse, es muy bonito el hacer los planes de tu boda, escoger los trajes, las flores, los grupos y todo eso, sobre todo cuando tienes el apoyo de tus seres más queridos”.
Humberto, de 28 años y Otilio de 30, definieron su relación con la palabra “extraordinaria”, los dos coinciden en que son las mejores personas que pueden existir, con la que piensan llegar a la edad adulta, cuidándose mutuamente.
“No hay día que le diga a Dios que nos deje vivir juntos hasta viejitos, para cuidarnos entre los dos”, dijo Otilio Sepúlveda.
En sus planes a corto plazo, se encuentra la adopción de un bebé, lo cual mencionaron vendrá a mejorar su matrimonio, a la fecha se encuentran en arreglos en su casa para cuando lleguen a esta etapa el pequeño o pequeña que adopten, tenga toda la estabilidad.

Somos muy felices, el amor para nosotros no es tanto como el regalo, los osos de peluche, los chocolates, el amor para nosotros es demostrárnoslo a diario, siempre decimos a nuestras amistades que crean en el amor”