Opera impune red de pornografía infantil

Mientras la Policía Cibernética se dedica a perseguir comentarios ofensivos contra políticos; en twitter opera impune un mercado negro de compra, venta e intercambio de fotos íntimas y nadie hace nada.

Por medio de twitter opera esta red de prostitución la línea donde por una cantidad mínima de dinero puedes recibir fotografías de más de 800 jóvenes.
PUBLICIDAD

“Ya me están acosando, tengo mucho miedo, saben mi nombre, mi dirección y hasta en qué salón estudio”, señaló aterrada “Verónica N”, una joven monclovense de 22 años que como más de 800 menores, son víctimas de una nueva mafia que vende fotografías íntimas de sus víctimas, a través de un catálogo en línea, denominado “el mercado negro de los packs”.

A través del usuario “Mvas3c0” de Twitter, esta mafia que raya en el delito de la pornografía infantil, está operando en Monclova a través de la distribución de fotografías con contenido sexual, que se distribuyen vía venta o intercambios por más material explícito.

“Hace una semana me di cuenta que existía la página y buscando vi que en las carpetas con los nombres de muchas chavas conocidas, estaba mi nombre y la foto de mi perfil de Facebook con la oferta de mi “pack” por solo 50 pesos”.

Esta red delincuencial, se mueve a través del anonimato que brinda Twitter, en la descripción del perfil enganchan con hashtag #Monclova y #packs y una vez dentro, explican las reglas de este mercado negro de la pornografía.

“No soy la única, el nombre de mi prima de 15 años también aparece, con ayuda de unos amigos, que se hicieron pasar por otras personas, contactaron al perfil a través de un mensaje directo con el responsable quien de inmediato contestó”, explica Verónica.

El usuario de twitter oferta públicamente los ‘packs’ de más de 800 chicas monclovenses identificadas por su nombre y apellido, así como un pantallazo de sus perfiles de Facebook.

-Cuánto por el ‘pack’ de “Verónica N”, cuestionamos, -Por tres packs son 150 pesos, pero si quieres más, te doy precio”, responde el mensaje en línea.

Al realizar un depósito de 150 pesos a la cuenta de Oxxo Pay bajo el nombre de Ricardo ‘F’, y enviar testimonio en foto del ticket, el administrador de esta cuenta envía una llave que contiene una carpeta de descarga con las fotografías íntimas de las tres chicas solicitadas, entre ellas las de “Verónica N”.

“En mi caso, esas fotografías yo se las mandé a un novio en quien confiaba y quería mucho, pero mi prima afirma que jamás las envió, que se las hackearon de su laptop, pero tristemente si éramos nosotras, ¡están lucrando con nuestra intimidad!

Según el articulo 272 de el Código Penal de Coahuila difundir Violaciones a la imagen o la intimidad contra personas mayores de 18 años se castigará con hasta 6 años de prisión y en el caso de que se traten de menores de edad el castigo sería de 7 años en prisión.

ES UN DELITO, DEBEN DETENERLOS

Entrevistada para Periódico La Voz, Olimpia Coral Melo, activista poblana, quien también fue víctima de distribución de fotografías sin su consentimiento, condenó este delito que raya en la pornografía infantil y la revictimización y que según la última encuesta del 2014 afectó a cuando menos 9 millones de mujeres, pero la cifra es muy reservada.

Olimpia Coral Melo, fue reconocida como “Mujer de paz” en 2017

“Sabedoras del grave fenómeno social hicimos un proyecto de reforma en 2014, para que se integrara en el Código Penal de Puebla el delito de difusión de contenido íntimo, pero no se aprobó, se congeló”.

Dijo que eso abrió una lucha que continuó hasta el 3 de diciembre cuando finalmente se aprobó por unanimidad en el Congreso el castigo del delito de difusión de la intimidad sexual.

“Lo que pasa con una chica que es víctima de violencia digital, es que no hay protocolos de protección, no existen instrumentos legales para denunciar los casos de difusión de contenido íntimo, ciber acoso o extorsión”, manifestó.

Aclaró que el ‘sexting’ o intercambio de contenido erótico consensuado, no es un delito,  pero se convierte automáticamente cuando se difunde masivamente el material sin consentimiento y con fines de lucro o simplemente hacer daño.

“El que viola la práctica de compartir contenido intimo es quien comete el delito, denominado violencia sexual en línea”.

Olimpia Coral Melo, activista Poblana

Explicó que existen dos tipos de agresiones en internet, la primera ciber acoso y violencia, donde existe persecución de la víctima, con amenazas, mensajes intimidatorios, robo de identidad o asecho.

El segundo es la sexual cibernética que se da cuando existe difusión de contenido íntimo sin consentimiento con fines de lucro como venta de ‘packs’, extorsión física o económica o trata de mujeres.

Señaló que este tipo de delitos dañan la privacidad y la dignidad de las personas, ya que se considera una violación a los derechos a la movilidad ya que las víctimas prefieren no salir de su casa, aislarse, esconderse, salirse de fb, de twitter.

“Violan tu derecho a tu vida privada, además no existe una buena opción en los campos virtuales para denunciar de manera integral estos contenidos”.

Dijo que lamentablemente la policía cibernética está dedicada a delitos financieros y la única forma en la que intervienen es cuando existen menores de edad involucrados, lo que se considera como pornografía infantil.

“Las personas que distribuyen en internet deberían estar purgando una pena, pero es indispensable crear los mecanismos jurídicos en todos los estados, hacerle ver a las autoridades que lo virtual es real, que los ministerios públicos si levanten las denuncias y derechos humanos vele por los derechos on line”, puntualizó.

La intimidad de más de 800 jovencitas de Monclova, algunas de ellas hijas de familia, fue vulnerada y está expuesta a tratantes de blancas, acosadores y pervertidos

CAMBIOS SOCIALES

Manifestó que es indispensable para el gobierno crear estrategias que no sean privativas de derechos, solo diciendo “no hagas sexting”, si no orientando y sensibilizando sobre una verdadera educación sexual.

Llamó a la sociedad a eliminar la brecha digital de género y sensibilizar sobre el delito que representa la difusión de contenido íntimo.

“No todas quieren castigo, muchas mujeres quieren solamente que se baje el contenido”, puntualizó.

Agregó que las mujeres víctimas de este delito no tienen la culpa, son sobrevivientes de violencia digital y recomendó a todas usar redes sociales seguras para evitar el robo de contenidos.

Indicó que existe una asociación civil denominado Frente Nacional para la Sororidad y  www.Defensorasdigitales.org Donde las víctimas pueden identificar los tipos de violencia digital y como denunciar en el espacio digital y de manera jurídico penal.

Hizo un llamado a la población en general a no compartir ni ser parte de la cadena de acoso, porque se trata de un delito.

“No siento que mi intimidad valga 50 pesos” comenta Verónica “N” “Me causa temor porque se que hay menores de edad en esta lista, esta entrevista ya no la estoy haciendo por mí, sino para ayudar a las demás chicas que, por miedo, no han alzado la voz”