Don Juventino Garza originario de Allende, Nuevo León, llegó a Castaños para ofertar los productos de la región citrícola.

Castaños.- La falta de oportunidades laborales para personas de su edad y la alta competencia que tiene en su municipio natal que es Allende, Nuevo León, llevó a que don Juventino Garza hombre de 65 años de edad tuviera una vida de nómada, ha ido de ciudad en ciudad con sus productos de la región citrícola en la búsqueda del sustento familiar.

Aunque pareciera fácil realizar su labor, las complicaciones por las que ha atravesado han dejado en claro que las cosas son complejas y más en sitios donde impera la delincuencia como el estado de Chihuahua de donde dijo salió huyendo ante las constantes balaceras que se registraban a cualquier hora del día.

“Allá en Allende todo mundo vende naranjas, las encuentran hasta en 10 pesos por arpillera chica, pero es mucha la gente que la oferta y aunque hay demanda, también hay mucha competencia y de plano hay días en los que no sale ni para comer”, sostuvo don Juventino.

Con optimismo en cada una de sus palabras, don Juventino,indicó que desde la semana pasada llegó al Municipio para ofertar sus productos, luego de haber estado un par de meses en Chihuahua, donde expuso, la situación es complicada.

“A cualquier hora del día se daban de balazos, veías como caía gente muerta y tú quedabas en medio, solo buscabas donde protegerte, pasaban la pelotera y todo seguía su rumbo, como si nada hubiera sucedido, pero era el pan nuestro de cada día, ya no me quise arriesgar y mejor me regrese para Allende”, detalló.

Dijo que ahora optó por llegar a Coahuila en donde ya ha estado en varios municipios, entre ellos este en donde dijo ha sentido la calidez de los ciudadanos y la tranquilidad que se puede respirar, además de indicar que aunque las ventas no han sido las mejores al menos le ha alcanzado para poder lograr el sustento que envía a su hogar.