Mientas uno extrañe más a su pareja, más amorosa será su relación. ¿Sera?

Si estás comenzando una relación y tienes toda la intención de que dure y sea estable; científicos acaban de revelar que el secreto detrás de una relación feliz está en reducir el tiempo que pasan juntos. Para muchos esto podría sonar absurdo; sin embargo, según Scott Carroll, psiquiatra y autor de “No se coforme: cómo casarse con el hombre para la guerra” (Do not Settle: How to Marry the Man You Were For War), cree que la clave para un feliz comienzo de una relación radica en ver a la otra persona dos veces a la semana como máximo.

Según los expertos, al hacerlo tendrás suficiente tiempo libre como para desarrollar sentimientos más profundos, que superan todo enamoramiento superficial. Según el Dr. Seth Meyers, psicólogo clínico, el ver a tu pareja con demasiada frecuencia puede afectar negativamente tu relación a largo plazo.

 

Para algunas parejas, pasar todas las noches juntas desde el principio, es un factor importante para el éxito romántico; sin embargo, según Meyers, el ver tan seguido a una pareja solamente aumenta el deseo de intimidad física y sexual, lo que puede poner en riesgo las emociones que experimentas al ser tan intensas en corto tiempo y volver a la relación efímera.

“El problema con esta dinámica es que verse con demasiada frecuencia desde el principio crea una ilusión de intimidad y dependencia, a pesar de que cada persona sabe que lleva meses, o incluso años conocer verdaderamente a alguien”, dijo Meyers.

Sin embargo, Meyers admite que si una pareja realmente debe permanecer unida, verse entre algunas veces a la semana no debería marcar la diferencia.

Con información de The Independent