Paros no son catastróficos

Confía MARS revertirlos con más empleos

Miguel Ángel Riquelme Solís, Gobernador del Estado.
PUBLICIDAD

Torreón, Coahuila. – El gobernador Miguel Ángel Riquelme, calificó como delicada pero no catastrófica la situación que prevalece por los paros técnicos en la industria automotriz de la entidad; hay una preocupación muy grande por la huelga de General Motors, pero se aspira a que la operación de las plantas en Estados Unidos pueda retomar el camino y eso implique la normalidad de la industria local.
De lo contrario, si la huelga sigue, como todo lo hace suponer, puede llegar a afectar la planta laboral de Coahuila, más aún cuando las demandas de los trabajadores norteamericanos ya involucran a México, advirtió el ejecutivo en su visita a esta ciudad.

Un eventual cierre de algunas áreas de operación de la planta de GM de la región sureste, del que ya se habla, sería perjudicial, porque tiene alrededor de 4 mil trabajadores bien pagados a nivel técnico y de ingeniería; sin embargo, en estos momentos se están generando empleos suficientes para albergar a los que pudieran resultar perjudicados y a otros más, explicó.
Las autoridades estatales permanecen al pendiente para asesorar y respaldar a los trabajadores por el cierre de alguna de las plantas, de lo que no hay nada confirmado todavía, aclaró.

El Gobernador del Estado espera que la situación que pasan por cierre eventual de algunas empresas en Coahuila se normalice pronto.

Para lo que se relaciona a la compra de carbón por parte de la Comisión Federal de Electricidad, comunicó que esta semana se reunirá con el titular Manuel Bartlett y le hará ver cómo la gente de la Región Carbonífera ya empieza a desesperarse por la descompensación que están viendo en su ingreso y el freno a la economía de toda el área.
Lo que se está solicitando no es nada que no se pueda lograr, confió, puesto que las plantas carboníferas de la CFE adquieren 13 millones de toneladas de carbón al año, y de esas se está proponiendo abastecer un millón de toneladas, dentro de un volumen de 300 mil que ya está adquiriendo.
La calidad del carbón se tiene, la gente está dispuesta a enfrentar cualquier reto que imponga la Empresa Productiva del Estado Mexicano.

Por otra parte, el gobernador Riquelme ante los recortes presupuestales en materia de seguridad, a los que se enfrentará Coahuila y el resto del país en 2020, pidió no especular en el tema, ya que este año así venía al presupuesto y hubo una modificación que permitió salir adelante y recuperar fondos.
Efectivamente, reconoció que el proyecto de presupuesto para 2020 del gobierno federal, no es nada halagador para ninguna entidad; sin embargo, falta la discusión “y que le estiren la cobija de un lado hacia otro, para ver cuáles son las prioridades de México”.

Por lo que respecta a la probable desaparición del subsidio que se otorga a los municipios y en su caso a los estados en función de la seguridad (Fortaseg), dijo que hay muchos rumores, muchos dicen que van a desaparecer muchos programas, pero los gobernadores y diputados están al pendiente para que un eventual recorte en estos momentos detenga el desarrollo que se está dando en seguridad.
Aclaró que los convenios con los gobernadores de Nuevo León y Tamaulipas y ahora con Durango y Chihuahua, no ponen en riesgo el presupuesto de Coahuila para la seguridad, puesto que se espera recibir más de 210 millones.