Jaime Rivera Martínez, Director de Protección Civil.

NADADORES, COAH.- En estado de emergencia se encuentra esta localidad a causa de la afectación de las lluvias que se presentaron el pasado fin de semana. De acuerdo a las estadísticas, de las mil 800 viviendas que tiene el pueblo 300 están totalmente húmedas y en condiciones inseguras para sus moradores lo que representa el 25 por ciento del total.

Jaime Rivera Martínez, Director de Protección Civil afirmó que la situación es preocupante y que se compara con la que en estos momentos padece Torreón y Piedras Negras, pero en menor proporción por la cantidad de habitantes que tiene, pero que igual el riesgo que viven es fatal en caso de que continúen las lluvias.

Reconoció que ante esta situación están rebasados, por ese motivo ya hicieron del conocimiento al Estado de las condiciones que privan en el pueblo siendo lo más preocupante las viviendas.

Señaló que el problema no se arregla colocando hules, porque los techos son antiguos hechos de carrizo, morillo,  tierra y hormigón pero que, si en su momento no les dieron el mantenimiento adecuado se deterioran y ya no se pueden arreglar.

Otro de los problemas que preocupan al Director de Protección Civil es que esta población está conectada a veinte cuencas que pasan por ahí o bien que desbocan, como es el caso de Agua Chiquita, el Marqués de Aguayo, de cuyas serranías baja el agua y llena los ríos y las cuencas, convirtiéndose en una amenaza para la población.

Está en manos del Estado que nos declaren zona de emergencia porque calificamos para ser considerados de esta manera y porque en caso de que continúen las lluvias, decenas de personas se quedarán sin casa donde vivir.