Pensaba ‘abuelita’ regularizar estancia

Los niños veían a María Elena con cariño por sus buenos cuidados

PUBLICIDAD

En diferentes ocasiones, María Elena Domínguez intentó regularizar la guardería que operaba en el fraccionamiento Moderno, incluso estaba en búsqueda de un espacio adecuado y cumplir con los protocolos de Protección Civil.

Según personas allegadas a la familia, María Elena Domínguez Domínguez comenzó a cuidar los hijos de algunas amigas, incluso los llevaba a la escuela, los alimentaba y los ayudaba a hacer tarea, mientras ellas trabajan en una maquiladora.

Los buenos tratos, así como los horarios flexibles que tenía María Elena ocasionaron que sus amigas la recomendaran con sus compañeras de trabajo que le pidieron que también les ayudara a cuidar a sus hijos.

María Elena aceptó, incluso cobraba una cuota de 350 pesos por semana pero estos eran utilizados para la alimentación, así como la transportación de algunos niños a la escuela, pues sus mamás los llevaban desde muy temprano. En esta operación encontró una forma de vida, incluso al ver que cada vez más padres de familia le confiaban a sus hijos decidió contratar a dos personas más que la ayudaban al cuidado de los menores, que iban desde los meses de nacidos hasta los 6 años de edad.

La mamá de la propietaria de este establecimiento aseguró que aunque no tenían las condiciones necesarias para operar siempre fueron muy cuidadosos con los menores, incluso nunca tuvieron ningún percance.

Señaló que ellos trataban muy bien a los niños, pues no solamente eran los amigos de sus hijos, eran las personas que les daban de comer, es por ello que los procuraban mucho y se encariñaban muy pronto.

“Los niños me llamaban abuelita o a mi hija le decían tía, porque sabían que con nosotros estaban bien cuidados, los alimentábamos, los llevábamos a la escuela y les ayudábamos a hacer la tarea, lo que ninguna otra guardería ofrece”, recalcó la mujer.

Asimismo, comentó que ella tenía poco ayudándole a su hija al cuidado de los menores, sin embargo desde hace tiempo su hija estaba tratando de ponerse al corriente en su situación legal pero nunca recibió respuesta. Señaló que habían metido varias solicitudes que no fueron contestadas, estaba buscando un local acondicionado para poder trabajar, incluso hasta Protección Civil para cumplir con los requisitos y normas de seguridad.