El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, solicitó la renuncia a su embajador ante Naciones Unidas, Rafael Ramírez.

La orden presidencial ocurre entre acusaciones de corrupción hechas por la Fiscalía contra exfuncionarios de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), compañía que presidió Ramírez durante casi una década desde que gobernaba el fallecido presidente Hugo Chávez.

Pero el exembajador considera que fue removido por divulgar públicamente sus opiniones después de expresar las insistentemente en los espacios políticos correspondientes, según dijo en una carta.

En la misiva, Ramírez no cita en ningún momento por su nombre al actual jefe de Estado, Nicolás Maduro, pero sí se refiere en varias ocasiones a su admirado antecesor, Hugo Chávez, que lo nombró ministro del Petróleo y presidente de PDVSA en 2004.

Un artículo de opinión suyo titulado “La Tormenta” fue difundido en un sitio web local hace dos semanas.

El diplomático ratificó en la carta estar comprometido en seguir insistiendo en el seno del Gobierno en la necesidad de una profunda revisión y en retomar el sendero exitoso trazado por el comandante Chávez.

Una fuente dijo que Ramírez abandonó Estados Unidos, pero se desconocía si había regresado a Venezuela o viajó a algún otro destino.

La salida de uno de los funcionarios de mayor trayectoria dentro de los gobiernos socialistas de Chávez y de Maduro aviva las tensiones políticas en una nación a la que Estados Unidos impuso sanciones financieras este año acusándola de convertirse en una dictadura.

Samuel Moncada, otro diplomático venezolano, fue designado embajador representante ante Naciones Unidas, informó la Cancillería venezolana en Twitter, mostrando una imagen de la Gaceta Oficial que incluye su nombramiento.

Más temprano, el fiscal general venezolano, Tarek Saab, solicitó órdenes de aprehensión contra seis directivos de una filial de PDVSA acusados de participar en una trama de corrupción en el 2010, cuando Ramírez era presidente de la compañía.

Los pedidos de captura se producen pocos días después de que la Fiscalía ordenara detener al expresidente de PDVSA y exministro de Petróleo Eulogio Del Pino, así como a un familiar directo de Ramírez, acusados de participar en otras tramas de corrupción.

Unas 65 personas han sido detenidas en las últimas semanas debido a la amplia investigación que llevan adelante las autoridades en la industria petrolera.

Excélsior