Pirata Morgan rufián de corazón, cuarenta años sobre el ring

Ha enfrentado a las máximas estrellas internacionales.
PUBLICIDAD

Un rudo de corazón, que ha concretado 40 años de historias y que ya entró al salón de leyendas, Pedro Ortiz Villanueva, luchador profesional y también entrenador de lucha libre, conocido en el mundo del pancracio como Pirata Morgan.
De 97 kilogramos, nacido un 29 de julio del ‘62, a la edad de 56 años sigue luchando y dando grandes demostraciones sobre el cuadrilátero, su debut lo hizo un 7 de febrero del ‘79 en Cuernavaca, Morelos México.

Sigue siendo el rudo mas imponente.

Bajo la tutela del Hombre Bala Junior, Pirata Morgan aprendió de la lucha libre y a raíz de eso comenzó a forjar su propia historia, a pasos agigantados llegó a los combates estelares, peleando siempre con los grandes, lo hizo ser ahora un grande de la lucha libre.
Ha pensado en su retiro, pero siente que aún le restan años para poder seguir sobre el cuadrilátero.

“Me siento muy bien por estos 40 años de trayectoria, agradecido por el recibimiento de todos los aficionados a este deporte, desde que yo inicié a pelear, he visitado la ciudad de Monclova Coahuila, cuenta con un público muy conocedor es por ello que al momento de salir del vestidor la gente ya coreaba mi nombre.
A nivel internacional estoy dando gira y en todos lados me están entregando reconocimientos por estos 40 años de trayectoria, estoy bien agradecido con todos los conocedores de lucha libre, por consentirme durante 40 años, yo pienso retirarme de la lucha libre cuando la gente me diga que mi lucha libre ya no es buena, me voy muy contento de esta ciudad, espero regresar y no dejen de apoyar a la lucha libre ya que sin ustedes no somos nada”.