SAN BUENAVENTURA, COAH.- Sombrío y triste visualizan los comerciantes locales las ventas decembrinas, pues afirman que pese a manejar precios más bajos y tener mucha variedad de artículos, la gente prefiere viajar a Monclova para hacer sus compras.

En una encuesta realizada por La Voz Monclova, los comerciantes ubicados en el primer cuadro de la Ciudad afirmaron que en este año las ventas son tan bajas que no les alcanza ni para pagar la renta, por lo que muchos mejor cierran para evitar más pérdidas.

Jesús Moreno Arámbula propietario de una ferretera comentó que el problema del circulante monetario va en aumento ya que conforme pasa el tiempo se ve menos dinero.

“Tenemos 39 años con este negocio y siempre nos había ido bien pero de unos años a la fecha las cosas han cambiado mucho, la gente ya no compra y los más se van para Monclova, pese a que les vendemos más barato”, dijo.

Por su parte Abigail Rodríguez que atiende un negocio de venta de bolsas para dama dijo que por el espacio que ocupan de dos por cuatro metros, pagan dos mil pesos de renta, pero que las ventas son tan bajas que en ocasiones tienen que poner de su bolsa para pagarla.

Es muy difícil vender, la gente solo se acerca a ver pero no compra y eso pasa los más de los días pese a las ofertas que manejamos sin embargo la renta se tienen que pagar, dijo la encargada.

Agregó que la situación es la misma en todos los comercios pero se debe a que no hay dinero para comprar además de que las madres de familia lo que aseguran es el alimento de sus hijos.

Alonso Berlanga Carrasco, dueño de una tienda de ropa y variedades dijo que en el pueblo la gente se recoge más temprano, es decir que para las siete de la tarde ya no hay nadie en la calle pero que igual no venden porque la gente no tiene dinero.

Afirmó que el comercio formal enfrenta la competencia de ventas en línea, pues en las redes sociales promueven toda clase de cosas, al igual que la pulga es una desventaja para ellos.

Tengo trece años con mi negocio y he vivido de todo, hasta asaltos y solo he salido adelante con mi negocio, siempre he sido comerciante pero ya comprobé que el comercio informal es mejor que el que ahora tengo porque ellos no pagan impuestos, solo piso, en cambio yo tengo que cumplir con lo que marca la ley, dijo.

Culpó a la falta de dinero el hecho de que no se den buenas ventas, situación que según el continuará de esta forma hasta en tanto la gente se quede en el pueblo y haga sus compras ahí.