Polemizan por maternidad tardía

Una sexagenaria española, que parió a mellizos después que los servicios sociales le quitaran a su primera hija, defiende su decisión

España.- Este martes Gabriel y María de la Cruz cumplieron su primer mes de vida y su madre, Mauricia Ibáñez, recuperada ya de la cesárea, los observa en silencio.
“Son un don. Son un regalo. Son un milagro”, repitió esta exfuncionaria de 64 años a el diario El País.
Su maternidad ha generado una enorme polémica: por la edad de la madre, por la retirada de la custodia de la primera hija que tuvo y porque fue incapacitada laboralmente por un trastorno psicológico.
“Cuando ha venido a mi tienda estos meses de embarazo ni le he preguntado cómo está. Recuerdo una señora que al principio le dijo que si ya tenía claro lo de ser madre de nuevo y la mandó a meterse en sus asuntos”, contó un comerciante a El Confidencial.
“Se encabezonó con que quería ser madre. A todo el mundo le pareció una locura pero ella es muy tozuda y tiene mucho carácter”, agregó otra de sus vecinas.
La mujer recurrió a una clínica de Nueva York para someterse a una inseminación artificial ya que, según publicó Tele5, ahí la edad no es un límite.
Para evitar que ocurra como con su primera hija, un juez autorizó que las autoridades controlen el desarrollo de los mellizos mediante un asistente social y además, Mauricia deberá acudir periódicamente a controles psiquiátricos.
“He decidido volver a ser madre porque la experiencia de tener a Blanca, mi primera hija, fue tan estupenda que yo me planteé: ¿Y si puedo tener más?”, explicó Ibáñez que reside en Palacios de la Sierra, un pequeño pueblo de apenas 750 habitantes a unos 70 kilómetros al sureste de Burgos.