Ciudad Obregón, Sonora.- Licenciado en ciencias de la educación, Alfonso Valenzuela Murillo ejerce su profesión como “Polet” dándole un cambio a su vida y convirtiéndose en el primer transexual yaqui.

Además de representar a los estudiantes yaquis de los ocho pueblos, forma parte del Consejo Nacional Indígena y es una de las principales activistas y defensoras de los derechos de las tribus.

 

Los prejuicios de la sociedad no han impedido que porte con orgullo y se vista como una mujer yaqui y asegurando nunca haber sido rechazada por su la comunidad indígena.

Siendo siempre apoyada por sus padres ante este cambio de haber nacico como varón a mujer en la actualidad.

“Me gradué como un varón con cabello corto y una vez que salí de la carrera y ya no dependía de nadie decidí hacer mi transformación. He recibido aceptación, las personas creen que los yaquis somos muy cerrados y al contrario yo creo que somos una de las comunidades más abiertas”, comentó con orgullo.

 

Asegura que al tener la oportunidad de viajar por gran parte del territorio mexicano como miembro del Consejo Nacional Indígena nunca ha sido víctima de rechazo hacia su preferencia sexual.

“Me gusta la aceptación que me dan los triquis, guarijíos, mayos y otros indígenas”.

No obstante, Polet se encuentra trabajando en ayudar y guiar a los indígenas que tienen una preferencia sexual distinta, debido a que se han presentado casos homofóbicos y violentos contra esta comunidad.

“Yo estoy haciendo una investigación y tengo testimonios, de hecho, los he defendido porque sí se ve la violencia y existe la homofobia dentro de las comunidades indígenas, tal vez no abiertamente pero sí existe y por eso trabajo con lesbianas y homosexuales”, concluyó la maestra de educación primaria.

Debate