Policía no quería ir a trabajar el día del ataque

La esposa desconoce el motivo del ataque, pero recuerda que su marido quería quedarse en casa

Edgar Omar no quería ir a laborar el día que fue baleado.
PUBLICIDAD

UEVA ROSITA, COAHUILA.- “No quiero ir a trabajar” dijo el oficial de Seguridad Pública, Edgar Omar Fernández Saldaña a su esposa el día que ocurrieron los hechos, como si presintiera que algo le iba a pasar.
Sin embargo se levantó temprano se alistó, se despidió de beso y abrazo y salió a laborar, sin imaginar que horas después sería baleado.

Narró su esposa Rubí del Río Moreno.

Así lo externó, Rubí del Río Moreno, esposa del elemento policiaco quien mencionó que se le hizo raro que su esposo le dijera que no tenía deseo de acudir a laborar siendo que nunca faltaba al trabajo y cuando lo hacía era por enfermedad.
“Como esposa de un policía siempre una está con el pendiente de que si van a regresar con vida a casa, mis hijos preguntan por su papá les digo que al rato regresa a casa porque no saben lo que sucedió, esto que pasó es muy triste para mí y hay que seguir orando por él para que siga adelante”, dijo.

Estos días fueron difíciles para la familia por la gravedad del caso, pero ahora con la mejoría que presentó ya se vislumbra un rayito de esperanza para todos ellos y tienen confianza que se recuperará satisfactoriamente y pronto abandonará el hospital.
La entrevistada mencionó que es difícil que su marido regrese a laborar en Seguridad Pública por las secuelas que le quedarán en el habla y la movilidad de un brazo, afortunadamente ese lamentable suceso no le afectó en el embarazo, así se lo notificó el ginecólogo al acudir a su cita médica el día de ayer.