Con estos tips lucirás unas piernas lisas y sin irritaciones.

La mayoría de las veces aprovechamos el baño de la mañana para rasurarnos las piernas, pero recientemente se demostró que esto no es una buena opción.

La Academia Americana de Dermatología (AAD por sus siglas en inglés) reveló que la mejor hora para rasurarse es en la noche, pues la piel se regenera más rápido mientras dormimos.

Incluso, si después del rasurado aparece irritación o inflamación, al día siguiente desaparecerá. Además, por la noche dispones de más tiempo y así evitarás molestas cortaduras o zonas con vello consecuencia de la prisa.

Algunos tips para rasurarte sin problemas

No uses jabón. La espuma no es tan resbalosa y puede ocasionar fricción entre el rastrillo y tu piel. Utiliza espuma para afeitar.

Cambia tu rastrillo. Los rastrillos desechables pueden utilizarse de 1 hasta 3 veces, pues las navajas pierden su filo. No te arriesgues.

Exfolia tus piernas. Antes de rasurarlas, límpialas con un jabón exfoliante en barra o gel, así los vellos quedarán al descubierto y serán más fáciles de cortar.

Humecta. Después de rasurar, enjuaga para eliminar restos de espuma, vello y escamación, seca bien y aplica crema humectante.

Notarás cómo tus piernas lucen increíbles al día siguiente.