Por qué el K-Pop llena el Luna Park

Super Junior, una de las bandas pioneras del pop surcoreano, se presenta este viernes en el Palacio de los Deportes porteño

Como una fiebre que viene directo desde el cambio de milenio pero con altísimos niveles de excentricidad, el K-Pop fue ganando fanáticos en Asia, Europa y América, hasta llegar a Argentina. La escena en el país es tan grande que se hace un concurso anual de bandas homenaje y ahora, el 20 de abril, se presenta por segunda vez (y ya está casi agotado) en el Luna Park una de las bandas pioneras del género de pop surcoreano, Super Junior. De traje, moñito y zapatillas, este grupo de ¡doce! chicos hace arriba del escenario lo que parece no fallar jamás: baila y canta con simetría oriental, sonido pop y un look casi flogger de principios de siglo.

Si las canciones de K-Pop estuvieran cantadas en inglés serían exactamente iguales a los hits de la radio. Lo que le da ese plus de identidad son las coreografías -algunas son fáciles de aprender- y los videos son grandes producciones de estética futurista. Si bien hay solistas, el verdadero yeite está en las boy-girlbands. Una mezcla de la mejor Britney Spears, en traje engomado rojo sobre escenografía lunar haciendo “Oops!… I Did it Again”, con los Backstreet Boys disfrazados como piratas y en la coreografía imitadora de “Thriller” en “Everybody”. En el K-Pop el video es tan importante como la música, y las millones de reproducciones en YouTube de bandas surcoreanas como BTS o Twice supera ampliamente a la que tienen estos superclásicos del pop.

La banda más popular es BTS. En septiembre pasado subieron a YouTube el video de la canción “DNA” que ya tiene 316 millones de visualizaciones. No son One Hit Wonder: tienen por lo menos seis videos con más de 200 millones de vistas. Estos siete chicos fueron formados por una gran empresa: Big Hit Entertainment. Cada banda es armada, entrenada y reclutada por corporaciones musicales coreanas y cada una le imprime un carácter a su artista, funcionan como un “sello de autor”.

En junio de este año se hará la novena edición del Concurso KPOP Latinoamérica en el Konex. Desde 2010, un jurado que elige los mejores grupos o solista en la categoría baile y canto. El casting online para elegir a los participantes terminó el 8 de abril. En la última edición, la sala del Konex estuvo agotada y quedó gente afuera.

GUÍA BÁSICA DE K-POP EN 5 VIDEOS

BTS – DNA

Colorido, adolescente, los chicos de BTS parecen muñecos de piel de porcelana que bailan en espacios futuristas. Es una canción con destino innegable de pista de baile de boliche y coreografía frente al espejo.

2. EXO – MONSTER

Más darks, con aros largos de cadenas en las caras golpeadas, se mueven como si fueran hombres elásticos. El video es violento. Hay escenas en una cárcel, hay policía, represión, lucen rudos. El pop puede ser una canción de Brunos Mars con un rap de Kendrick Lamar y un grito agudo de Beyoncé.

3. TWICE – TT

Es un grupo de 9 chicas que salió de un reality show llamado Sixteen, en 2015. Ellas, a diferencia de todos los demás, subtitulan en inglés todos sus videos. Con una estética mucho más naif, se presentan como adolescentes urbanas en Nueva York o en Seúl. Caramelos, colores y velocidad.

4. SUPER JUNIOR – MR. SIMPLE

A ellos les encantan las escenografías a lo Justin Timberlake de fondos de cubos y luces. Habilidosos bailarines, su música es mucho más electrónica que la de los demás. Es uno de los primeros grupos que se formaron en el género. En 2013 llenaron el Luna Park y el 20 de abril volverán a hacerlo.

5. BLACKPINK – BOOMBAYAH

Chicas rudas, tienen una actitud digna de Go Go Yubari, la asistente del personaje de Lucy Liu en Kill Bill I. Eróticas, juguetonas, estas chicas tienen pleno dominio del hit que son y de todos los morbos que despiertan las chicas orientales. Rapean, mezclan electrónica con algo medio árabe y el pop fundamental le da el carácter de hit indiscutible. Las referencias son imposibles de obviar: desde M.I.A. al Hollaback Girl de Gwen Stefani.