Por seguridad Off Road no para la ciudad

Los Razor cumplen con medidas de alta tecnología vehicular, pero solo para el medio donde fueron creados como desiertos, terracerías y montañas, no el asfalto

PUBLICIDAD

“Los vehículos razor no están diseñados para el pavimento, las especificaciones del fabricante lo advierten, así como el manual del propietario, principalmente por seguridad”, explicó Fernando Ramírez, gerente de la agencia Polaris en Saltillo que vende vehículos conocidos como Off Road.
Explicó que en los últimos cinco años ha crecido exponencialmente el gusto por los vehículos todo terreno, contándose en Saltillo un padrón de más de 600 unidades, mientras que en Monclova la cifra supera las 150 unidades.
“De 5 años para acá se vive un ‘boom’, las ventas se han disparado gracias a la creación de grupos Razor, además del impulso de instancias de gobierno que promueve recorridos por diferentes pueblos mágicos para atraer el turismo como el Baja 1000 Coahuila”, explicó.

Los Razor no son vehículos de calle, ni para circular en vías rápidas, así que carecen de bolsas de aire, direccionales y en caso de choque con otro vehículo, existen grandes riesgos.

Dijo que tratándose de un vehículo motorizado, es indispensable seguir las normas de seguridad y especificaciones del fabricante.
Recordó que las unidades Razor vienen equipadas con llantas 100 por ciento para terracería, laja, lodo, tierra o dunas, pero no para el pavimento, donde su desgaste es acelerado.
“Hay usuarios que deciden colocarles llantas radiales de camioneta, pero no es lo correcto, causa daños a futuro a la transmisión y al engrane del diferencial”, precisó.
En cuanto a las normas de seguridad, insistió que los vehículos cumplen con medidas de alta tecnología vehicular para el medio donde deben utilizarse, como desiertos, terracerías, montañas incluso en pequeños riachuelos.

“Las unidades cuentan con jaulas, cinturones de seguridad de cuatro puntos, defensas, que son fundamentales en su área correcta de desempeño”.
Pero aclaró no son vehículos de calle, ni para circular en vías rápidas, así que carecen de bolsas de aire, direccionales y en caso de impacto directo con un automóvil convencional, los ocupantes tendrán mayores riesgo de salir lesionados.
Además explicó el reglamento de tránsito prohíben el uso de estrobos o luces led de alta intensidad en la ciudad, lo que podría ser motivo de infracción o en el peor de los casos de un accidente al cegar a otro automovilista.
Señaló que al tratarse de una afición creciente y relativamente nueva, no existe una reglamentación precisa a nivel nacional para regular la circulación de los vehículos todo terreno.

“No existe ley en Coahuila o a nivel nacional, tampoco tienen clave vehicular, por lo que no se plaquean, pero es muy importante que no se utilicen en la ciudad a exceso de velocidad, básicamente por seguridad”, indicó.
Comentó que existen estados como Nuevo León que los están plaqueando, lo que genera un problema para quienes gustan de participar en los recorridos que se realizan en Chihuahua, Nuevo León, Coahuila y Durango.
En cuanto a los precios de los Off Road, dijo varían según la cilindrada, y van desde los 129 mil hasta los 589 mil pesos, capaces de correr hasta 130 kilómetros por hora.
Agregó que Razor es marca propia de polaris y aunque se le ha asignado ese nombre a todos los vehículos todo terreno, cada compañía tiene su nombre propio.