Debido a las fallas en la energía eléctrica, el Tribunal de Justicia suspendió la audiencia contra los acusados del homicidio del ingeniero Osvaldo Ramos López, que fue asesinado el año pasado para robarle su vehículo.

El inicio del juicio oral estaba programado para el lunes seis de noviembre, pero debido a la ausencia de algunos testigos fue necesaria una prórroga de una semana para que pudieran comparecer, pues son cruciales en la investigación.

A las 9 de la mañana de este lunes se tenía programada la audiencia de juicio oral contra Néstor Iracheta García y Rafael Flores, quienes son acusados del delito de homicidio calificado con premeditación, traición y ventaja.

Los acusados comparecieron en el Centro de Justicia Penal ante los jueces, Homero Salinas, Hiradier Huerta Rodríguez, así como Miguel Castillo, quienes encabezarían el inicio del juicio oral para desahogar las pruebas que existen en su contra.

Pero una falla en el servicio de la energía eléctrica ocasionó que la audiencia se suspendiera solo unos minutos después, para retomarla más tarde cuando nuevamente se presentó una falla.

A las 11:08 se retomó la audiencia, pero el sistema de audio y video no funcionó y no se podía continuar con la audiencia pues todo tiene que quedar videograbado.

Se espera que la audiencia se retome este martes a la misma hora que se tenía programada, donde finalmente se desahogarán las pruebas contra los responsables para tratar de determinar responsabilidades.

De acuerdo a la información del expediente 273/ 2016, la Agencia del Ministerio Público de No Localizados recibió la denuncia por la desaparición del ingeniero de 24 años de edad, quien había salido de su domicilio para ir a casa de su novia, y posteriormente irse a trabajar pero no había llegado a su centro de trabajo, es por ello que comenzaron con las averiguaciones del caso para tratar de encontrarlo.

Días después, gracias a una llamada anónima a los números de emergencia encontraron el cuerpo de la víctima en un paraje conocido como “Las Vacas” en Ramos Arizpe,.
Los familiares del joven dieron a conocer que ese día su hijo salió de su domicilio, antes de entrar de segunda iría a casa de su novia, Karen Selene Torres, quien al ver que no llegaba a su domicilio decidió llamarle a la mamá del joven, Aurora López para preguntarle por él.

La mujer indicó que su hijo había salido temprano de su domicilio acompañado de un joven, pues supuestamente iba a verla, Torres identificó al acompañante como “Iracheta”, guardia de un table dance, donde ella laboraba.

El sujeto se percató que la mujer era llevada por un hombre a bordo de un vehículo Versa 2016 de reciente modelo al establecimiento, incluso aseguró que quería ese vehículo, ya sea que tuviera que matarlos a los dos lo iba a obtener, pero no le dio importancia.

Los elementos de la Policía Investigadora detectaron que las tarjetas bancarias de la víctima, detectaron la institución y negocios donde se hicieron los movimientos, así que solicitaron los videos de las cámaras de seguridad, donde identificaron al señalado, así como a su cómplice.

Además en el expediente existe el testimonio de una persona de la cual se omiten sus generales y presenció el momento en que Néstor se subió encima de la víctima para terminar de asfixiarlo, y se escondió para evitar ser visto por los delincuentes.

El testigo jugó un papel esencial para la detención y el proceso legal contra los responsables, pues vio cómo le arrebataron la vida, pero decidió quedarse callado hasta que vio la información en los medios de comunicación sobre el asesinato del ingeniero, así como detalles del vehículo que conducía es que prefirió acercarse a la dependencia para relatar lo sucedido.

Las declaraciones del hombre coinciden con los tiempos, especialmente con la forma en que se cometió el delito, es por ello que se logró identificar a los responsables, especialmente conocer a detalle cómo sucedieron las cosas.