Posponen sentencia al asesino de bebé

La madre de la víctima no se presentó a la audiencia

La audiencia se prolongó al menos 15 días más pues no se encontraba presente la víctima indirecta.

Al menos 15 días más, se prolongó la audiencia para dictar sentencia a Roberto Guadalupe “L”, quien aceptó haber asesinado a golpes su hijastro de tres años de edad en Castaños.
A las 11 de la mañana de este miércoles, el acusado compareció en el Centro de Justicia Penal de Frontera para retomar la audiencia donde presuntamente se dictaría sentencia por el delito de homicidio calificado con premeditación, ventaja, ensañamiento y traición al arrebatarle la vida a golpes a su hijastro de solo 3 años de edad.
Roberto Guadalupe aceptó todas las acusaciones en su contra por este delito, es por ello que solicitó un procedimiento abreviado que le trae una serie de beneficios que permiten reducir la sentencia la mitad.

Según el Código Penal del Estado, el acusado podría alcanzar una sentencia de 18 a 35 años de prisión, sin embargo al aceptar su culpabilidad podría ser la mínima, incluso a la mínima se le puede reducir hasta un cuarto de pena, por lo que podría ser de 13 años 5 meses depende de las negociaciones entre el Ministerio Público y la defensa.
De acuerdo a la información del expediente 520/2017, la noche del 24 de septiembre del 2017, el acusado se encontraba en la calle libertad 345 de la colonia 21 de Marzo, conviviendo con algunos amigos.
En el lugar, el pequeño José Luis no contuvo las ganas de ir al baño, y ensució su ropa, lo que generó la molestia de su padrastro quien lo cacheteo enfrente de la gente.
Alrededor de las 00:30 del 25 de septiembre, el acusado junto a la mamá del menor, Rosa Cárdenas, así como sus hijos de 3 y 2 años de edad regresaron a su domicilio ubicado en la calle 20 de noviembre 212 de la colonia Libertad.
Roberto le ordenó al niño que se acostara en un sillón porque iba a pegarle, tomando una rama de un árbol de aproximadamente 2.5 pulgadas de ancho y comenzó a golpearlo salvajemente, frente a su hermano menor y su madre, quien no hizo nada para detenerlo.

Lo golpeó en los glúteos, piernas, rodillas, cara, cabeza, mejillas, codo, mano derecha, abdomen, le reventó el oído, además en el tórax calculando que fueron entre 80 y 100 golpes los que recibió, arrojando heridas de consideración.
Las últimas palabras del menor fueron “ya papito, no me pegues por favor”, momentos después dejó de moverse, perdió signos vitales e inmediatamente lo llevaron a la clínica 8 del Seguro Social donde les notificaron su muerte.
Dentro de los testigos se encuentran Rosa Cárdenas, Magda Ruiz, Daniel Sánchez, Lauro Martínez, así como Miguel Pérez que señalaron al acusado como una persona violenta.
La audiencia se prolongó al menos 15 días más pues no se encontraba presente la víctima indirecta, en este caso la mamá del pequeño fallecido, es por ello que se dio una prórroga para que pudiera presentarse.