Postes le dan un punto a Chivas

Una pena máxima estrellada en el palo del arco de Cota evita que el Guadalajara caiga contra Pachua, pero los travesaños le niegan la victoria

Pizarro y Pulido estrellaron dos disparos en el travesaño y no pudieron darle la victoria al Rebaño. El mismo metal les salvó de la derrota.
PUBLICIDAD

GUADALAJARA, Jalisco.- Tres veces palo. Dos para el Guadalajara y una para el Pachuca: empate a un tanto entre Tuzos y Chivas en el estadio Akron.

Los postes de ambas porterías temblaron en tres ocasiones. En el primer tiempo, para evitar los goles de Rodolfo Pizarro y Alan Pulido. En el complemento, el cobro penal de Ángelo Sagal pegó en el poste y salió impulsado hacia el saque de banda.

Chivas estuvo a merced del chileno Ángelo Sagal, el más activo en el ataque. El andino anotó de cabeza en el primer tiempo, provocó el penal en el complemento y falló desde los once pasos el gol que le hubiera otorgado la victoria a los Tuzos.

En Chivas, el gafete apareció en el brazo de Alan Pulido y en el ataque salió el muchacho Godínez. En el Guadalajara hay ganas, pero poco juego de conjunto. Lo que sirve ahora en Chivas son esfuerzos individuales, que contra los Tuzos pusieron en aprietos a Alfonso Blanco.

En desventaja, al minuto 72, apenas sesenta segundos después del gol de Pachuca, Raúl López jaló la playera de Alan Pulido en un tiro de esquina. El árbitro marcó penal y los jugadores rojiblancos le entregaron la pelota a Oswaldo Alanís. El defensa de la polémica, que no quiso firmar renovación y dice que se va a Europa, pero en este encuentro cobró, empató el marcador y festejó con sus compañeros.

Todo el plantel rojiblanco festejó, excepto Matías Almeyda, que apenas cerró los puños y luego dio indicaciones.

En el otro lado, el triunfo estuvo en los pies de Sagal. El chileno recortó dentro del área y terminó en el suelo. Cobró el penal y el balón pegó en el poste.
Los rojiblancos suman cinco partidos sin victoria, pero al menos no perdieron esta vez.