Práctica de belleza estuvo a punto de costarle la vista

Un fatal error por parte de una empleada de un salón de belleza le pudo costar muy caro a esta mujer

Un grave error estuvo a punto de dejarla sin vista.

Una chica de Luton, Inglaterra, llamada Megan Rixson ha compartido en Twitter un hecho que por una mala práctica de belleza estuvo a punto de costarle la vista.

 TE PUEDE INTERESAR… Da a luz en el baño de su casa

Megan contó que hace unos días vivió horas de angustia, luego de perder la visión por varias horas, y todo por culpa de una mala aplicación de pestañas postizas.

La mujer acudió a un salón de belleza en donde le aplicaron unas extensiones de pestañas. A los pocos minutos de haber iniciado el proceso, Rixson se quejó con la empleada de que sentía un dolor muy intenso en los párpados y que estaba viendo puntos blancos; sin embargo, esta le respondió que no había de qué preocuparse y que era algo “normal”.

Posteriormente, al momento de querer abrir los ojos, no pudo hacerlo, ya que sus párpados quedaron unidos por el pegamento que le habían aplicado y el cual era el incorrecto, pues le pusieron uno que es utilizado para fijar uñas postizas.

TE PUEDE INTERESAR… Su pequeña hija desapareció misteriosamente, los acusan de matarla

Por fortuna, pudo recuperar la vista unas cuantas horas después, aunque sus ojos quedaron muy adoloridos y sensibles.

“Chicas deben ser muy cuidadosas cuando se ponen pestañas. Me hice las mías hoy en un lugar nuevo y resulta que usaron pegamento de uñas en mis pestañas. Realmente perdí la vista por 2 horas. Afortunadamente, la hinchazón ha bajado, pero todavía hay dolor. Tengan cuidado”, escribió Megan en Twitter.

Una chica de Luton, Inglaterra, llamada Megan Rixson ha compartido en Twitter un hecho que por una mala práctica de belleza estuvo a punto de costarle la vista.

Megan contó que hace unos días vivió horas de angustia, luego de perder la visión por varias horas, y todo por culpa de una mala aplicación de pestañas postizas.

La mujer acudió a un salón de belleza en donde le aplicaron unas extensiones de pestañas. A los pocos minutos de haber iniciado el proceso, Rixson se quejó con la empleada de que sentía un dolor muy intenso en los párpados y que estaba viendo puntos blancos; sin embargo, esta le respondió que no había de qué preocuparse y que era algo “normal”.

Posteriormente, al momento de querer abrir los ojos, no pudo hacerlo, ya que sus párpados quedaron unidos por el pegamento que le habían aplicado y el cual era el incorrecto, pues le pusieron uno que es utilizado para fijar uñas postizas.

Por fortuna, pudo recuperar la vista unas cuantas horas después, aunque sus ojos quedaron muy adoloridos y sensibles.

“Chicas deben ser muy cuidadosas cuando se ponen pestañas. Me hice las mías hoy en un lugar nuevo y resulta que usaron pegamento de uñas en mis pestañas. Realmente perdí la vista por 2 horas. Afortunadamente, la hinchazón ha bajado, pero todavía hay dolor. Tengan cuidado”, escribió Megan en Twitter.