Encabeza la ceremonia cívico-militar por el 170 aniversario de la gesta de los Niños Héroes de Chapultepec

Saltillo, Coah.- En Coahuila “hoy estamos más tranquilos”, sabedores de que la presencia del Ejército Mexicano “es un paso más para conservar la paz”, dijo Rubén Moreira al presidir la ceremonia cívico-militar por el 170 aniversario de la gesta de los Niños Héroes de Chapultepec.
Pidió al comandante de la VI Zona Militar general Francisco Ortega, trasmitir al presidente Enrique Peña y al secretario de la Defensa Nacional general Salvador Cienfuegos, el agradecimiento del Gobierno y del pueblo de Coahuila por la contribución de las Fuerzas Armadas para la recuperación de la tranquilidad en el Estado.
Asimismo, destacó que con su respaldo fue posible consolidar la apertura y operación de los cuarteles militares de Frontera y Piedras Negras, además del de San Pedro, cuya construcción está por terminar, así como de las bases de Operaciones Militares de Allende, Candela, Hidalgo, Guerrero, Juárez y Viesca.
Ante el presidente de la Junta de Gobierno del Congreso, José María Fraustro; el magistrado Alejandro Huereca, representante del Poder Judicial; de los secretarios de Gobierno y de Educación, Víctor Zamora y Jesús Ochoa; del alcalde Isidro López y autoridades civiles y militares, reiteró que ahora se viven tiempos distintos a los que vivieron los valientes defensores de Chapultepec.
En ese marco, recordó que el martes supervisó el avance del megacuartel de San Pedro, junto a los comandantes de la XI Región y de la VI Zona Militares, generales Rubén Serrano y Francisco Ortega y al término de la visita, “nos quedamos mucho más tranquilos, sabedores de que la presencia del Ejército Mexicano es un paso para conservar la paz que tanto nos ha costado en nuestro Estado”.
Rubén Moreira resaltó el acompañamiento del Ejército Mexicano para consolidar la paz en Coahuila así como la construcción de la nueva infraestructura castrense con que hoy cuenta la entidad.
El de San Pedro, en La Laguna, será para tres mil 200 efectivos que vivirán en sus instalaciones junto a sus familias, “por lo que esa zona del Estado tendrá una nueva perspectiva de vida y social.
“A nadie se nos olvida -refirió-, los momentos difíciles que pasamos en el Estado, pero también a todos nos reconforta la presencia del Ejército”.
Por otra parte, solicitó al jefe castrense externar la gratitud de Coahuila al titular de la Sedena por la escuela preparatoria militarizada de Piedras Negras.