Productos Milagro… Todo un fraude

Su consumo ha puesto en riesgo la vida de consumidores

PUBLICIDAD

SABINAS, COAH.- La publicidad engañosa y los productos milagrosos que prometen bajar de peso, corregir problemas de diabetes e hipertensión, cáncer o alguna otra enfermedad degenerativa, potenciar la energía sexual, corregir problemas del estomago gastrointestinales, quitar la depresión como por arte de magia están a la mano de cualquier persona en algunas farmacias o se venden en la televisión e internet, también los cigarros falsos que provienen de otros países como china sin pasar por el reglamento sanitario y también los medicamentos que son falsificados, todos esos productos pueden causar daños a la salud.

Algunos de estos productos prometen aumentar la energía que las personas requieren diariamente para sus actividades y también mejorar la memoria y retención, retardar el envejecimiento y conservar la juventud.

La realidad es que muchos de estos productos que se anuncian en la televisión generalmente por ofertas, con solo un teléfono donde llamar para que el producto sea enviado por paquetería y el depósito a través de tarjetas de crédito y debito, no está en muchas ocasiones una empresa establecida con domicilio y todo que oferte los productos, tampoco se encuentran en las tiendas.

Son productos que psicológicamente están enfocados en personas que no se sienten conformes con su físico, también en aquellas personas enfermas que se encuentran desesperadas y no dudan en utilizar alguna substancia que pretende ser un medicamento disfrazado de suplemento alimenticio o también aquellos hombres que sufren de disfunciones sexuales y quieren agradar a su pareja, cada producto está enfocado publicitariamente hacia un sector de la población.

Lo más grave es que en ocasiones las madres también administran a los niños estos productos sin siquiera ver las regulaciones o las especificaciones que vienen en el envase.

Los modelos o personas que dan testimonio en la televisión de lo que el producto ha hecho en sus vidas son personajes pagados para este fin, lo riesgoso es que estos ·productos milagro· pretenden sustituir los alimentos, la leche materna y otras sustancias que el cuerpo humano es capaz de producir con una sana alimentación y una buena dosis de ejercicio.

A falta de información sobre estos productos, las personas solo conocen lo que los publicistas le informan y eso es suficiente para que estas substancias sean ingeridas a diario indiscriminadamente sin conocer los efectos que ocasionarán en el organismo.

México está considerado como un paraíso para los vendedores de estos artículos, la página Salud 180 calcula que están utilizándose más de 20 mil substancias de este tipo por la población y peor aún, es que en ocasiones dejan de utilizar el medicamento prescrito por los médicos del sector salud.

Antes de consumir uno de estos productos los usuarios deben revisar que contenga leyendas como “este producto no ha demostrado científicamente tener propiedades curativas” o también “este producto no es un medicamento es solo un suplemento alimenticio” o “consultar a su médico”.

Aunque estas marcas sean publicitadas por un medio de comunicación reconocido no quiere decir que realmente sean efectivos o que curen enfermedades, los espacios en los medios son pagados y la responsabilidad es de los anunciantes, no del medio.

La Secretaría de Salud alerta sobre esta situación y recomienda que todo aquel medicamento que se utilice sea con receta de un medico.

Ahora bien aquellos productos que prometen bajar de peso por lo general no pueden utilizarse como alimento dejando a un lado una dieta balanceada y ejercicio, estos últimos por si solos pueden hacer que las personas bajen de peso.

COFEPRIS ALERTA SOBRE “PRODUCTOS MILAGRO”

La Comisión Federal para la protección contra Riesgos Sanitarios, conforme al artículo 17 bis de la Ley General de Salud lleva a cabo un control sanitario de productos así como la publicidad de las actividades, productos y servicios, ha emitido varias alertas sobre algunos que se venden en México.

Entre los que se cuentan algunos que prometen bajar tallas o reducir de peso como Magic Slim cápsulas, Dr. Ming cápsulas chinas, Dream body, Slimming cápsulas y Slim Beauty USA, REDUFAT de laboratorios Natutech, Magna Pene, Phen 375.

También publicidad irregular sobre Biomega Usana, Biomega Jr., Coquinone 30, Actical Procosa, Optima IFX, Usana Probiotic, Profavanol Usana C100, Nutrimea Usana malteada.
Capslim, Gracinia Cambogia, Green Coffee, Fructano de Agave comercializado en el Estado de México, T30, T60, Antiedad, Booster, HGH Extremo, Inmunostim, Ketosis, Menopausia, Muscle Factory y Prevenstone.

En el año 2015 alerta sobre productos Herionbo, Vanti Herion mas citrus, Fons, Basis, Black Silver y Pura Alegría de RAIZANA, concentrado de Agave, Diabe Stevia de corporativo Sara, S.A de CV., Focus X, Herbal Sex Pill, Golden Root complex, Sedúceme cápsulas.

Puro Campeón, Lipo 6 Black, After Shock, ISO100 Hydrolyzed, Yellow Scorpion, Insane Focus, I am god, Psychotic, Vitalum Henzer Mujer/Hombre, Super HD, Beastmode Black, Animal Fury, Superpump Max y Pennywise, entre otros.

Medicamentos falsificados como el suero contra picaduras de alacrán Alacramyn, un medicamento llamado Kiku Zubam lo retiró del mercado, Octaglob-D ampoyeta, Oxy Elite Pro, Versa, QM69, Energy 220 V, Carterita, MV Flex, Sport, Fussión Condón, Colágeno MSM.

Cigarros 90210, Capri, Capri magenta, Evidence, Horseman, Marley King, Police, Safari, USA Platinum, Ferstar, Ibiza, Marshal, Polo, San Marino, V8, Admiral, Alamo, Amsterdam entre otros.

Y en 2016 Ketopia, Novodalin B17, Inulina de Maguey, Forina Pure, una vacuna contra la diabetes, también FENILPROPANOLAMINA y vacuna contra la influenza entre muchos otros productos que vienen en la página de la COFEPRIS, que debiera ser consultada por todos antes de adquirir un producto.

El peligro de consumir estos artículos es que pueden contener substancias dañinas para el organismo y como no pasan por una regulación como lo es la FDA Food and Drug Administration o Regulación Sanitaria en la Secretaría de Salud.

Según la PROFECO la mayoría de la publicidad en la que se ofertan estos productos no está apegada a los lineamientos de la Ley Federal de Protección al consumidor, entonces el cliente o usuario está indefenso ante la información que se le proporciona.

Es necesario alertar a la población para que se informe debidamente antes de consumir alguno de estas substancias, en las páginas de la COFEPRIS o PROFECO, pues en esta última es donde acude el consumidor a presentar una queja cuando el artículo que adquirió no resultó como se había publicitado.

Conviene entonces consultar la pagina www.cofepris.gob.mx/ y así saber que esta ingiriendo o utilizando en caso de productos externos y observar también la recomendación de los médicos de llevar una buena alimentación y hacer ejercicio, en ese caso los suplementos alimenticios nada tendrían que hacer en un organismo sano.