David Silva, culminó dos brillantes jugadas colectivas y el Manchester City dio otro paso para conquistar el título de la Liga Premier inglesa con un triunfo de 2-0 en la cancha de Stoke, un club asfixiado por el descenso