Quería ‘suicidarse’ lanzándose de azotea

Rodrigo andaba ‘loco’ mas no…. La Policía logró asegurarlo al someterlo

PUBLICIDAD

Un drogadicto puso en jaque a la Policía, pues al verse descubierto cuando trataba de meterse a una vivienda ajena, escapó, trepando al techo de otro domicilio de dos pisos, desde donde amenazaba con lanzarse al vacío para matarse, provocando la movilización de los cuerpos de rescate.
Rodrigo Peña Silva, de 41 años de edad, quien se limitó a decir que era originario de Piedras Negras, es quien gritaba a todo pulmón que se negaba a bajar de la azotea de una vivienda localizada en la calle Privada Venecia, en el Centro, pues según él, alguien trataba de asesinarlo.

El adicto causó daños a una casa ajena. Los Bomberos trataron de bajarlo pero este les tiró en varias ocasiones la escalera para que no subieran.

Fue la mañana de ayer cuando los oficiales preventivos recibieron el reporte acerca de un hombre que trataba de meterse a una casa ajena, en la colonia La Loma, por lo que de manera inmediata, oficiales asignados a la patrulla 131 se movilizaron al sitio, detectando a Rodrigo.
Al verse en la mira de los oficiales, Peña Silva se echó a correr y al entrar a la privada Venecia comenzó a saltar por las azoteas de los domicilios para evitar ser detenido. Sin embargo, en uno de los patios encontró una escalera, la cual utilizó para subir más alto y al ponerse a ‘salvo’, subió la escalera para evitar que alguien más la usara y le diera alcance.

Al subir al domicilio de dos plantas, Rodrigo comenzó a tomar una serie de tubos con los que dañó la propiedad, mientras no dejaba de amenazarlos con lanzarse al vacio, lo cual era alentado por los vecinos.
Como pudo, el dueño de la vivienda sacó a su familia de la vivienda pues temía que el intoxicado sujeto se metiera y los lastimara, sin embargo, el no pudo salir, por lo que se mantuvo cautivo en su propia casa.

También te puede interesar: Golpea a su padre

Al ver semejante escena, la Policía Municipal intentó subir al techo para someterlo, y solicitaron el apoyo de los Bomberos, para que prestaran auxilio en dado caso de ser necesario.
Al ver que no había forma de tranquilizar al descontrolado sujeto, quien no dejaba de pedir el apoyo de la Policía de Monterrey, los oficiales decidieron pedir el apoyo de los elementos del Grupo de Armas y Tácticas Especiales, y en coordinación, lograron detenerlo en cuestión de minutos.

En sus intentos por escapar, Rodrigo dio un mal paso y se golpeó en el rostro, lo que aprovecharon los uniformados para someterlo pues traía un enorme tubo con el que amagaba a los oficiales y posteriormente, lo bajaron de la vivienda.
Al estar en tierra firme, el adicto fue llevado de manera inmediata a las instalaciones de Seguridad Pública en dónde quedó bajo arresto luego de dar semejante espectáculo y poner en jaque a las autoridades.