Quiero ser gobernador de Coahuila: Riquelme

Advierte que en el Estado no habrá alternancia y aclaró que no busca confrontaciones con nadie

Al confirmar su solicitud de licencia para separarse de su cargo como alcalde de Torreón, Miguel Riquelme Solis aseguró que en Coahuila no habrá alternancia, pero que sí habrá una nueva generación de política mediante su partido, en el que dijo, tenderá su mano a otros aspirantes porque no busca confrontaciones con nadie.
Además, anunció que cambiará de domicilio, ya que se instalará de manera inmediata en la ciudad de Saltillo, desde donde dijo realizará visitas a los municipios y fortalecerá, precisamente, a la capital del Estado.
Al concluir su tercer informe de Gobierno, en el que hizo un recuento de los logros obtenidos a lo largo de tres años de gestión, Miguel Riquelme señaló, “aprovecho este espacio para anunciar de cara ante todos ustedes que hoy, seis de diciembre, he solicitado licencia al Ayuntamiento para separarme de mi cargo, porque quiero ser gobernador de Coahuila”. En entrevista, el ahora Alcalde con licencia, detalló que pidió una sesión extraordinaria a su Cabildo para la autorización, y quedar en espera de la aprobación del Congreso, de donde también darán el nombramiento del alcalde sustituto.
Indicó que por lo pronto, será el primer regidor quien ocupe su lugar, y que posteriormente quien sea nombrado como alcalde interino, tendrá que ser una persona que sepa dar continuidad a todo el trabajo que se tiene en Torreón.
Cuestionado sobre las bases en las que fundó sus aspiraciones, Miguel Riquelme, aseguro que tiene el respaldo de la mayoría priista, prueba de ello dijo, son los 28 alcaldes que acudieron a escuchar su informe y quienes le han manifestado todo su apoyo.

Aseguró que sus aspiraciones son para ganar, indicando que en el Estado no habrá alternancia, indicando que habrá una nueva generación en la política, detallando que además cumplió con Torreón al hacer el trabajo que incluso se pensaba se realizaría en los cuatro años y se cumplió en tres.
A pregunta expresa, sobre las aspiraciones que otros priistas como Hilda Flores o Javier Guerrero han mostrado para buscar también la candidatura respondió, “yo no me voy a confrontar con nadie, le voy a tender mi mano a todos y espero que se de la unidad también de su parte, no hay ni habrá divisionismos al interior del partido y si hasta ahorita no han renunciado, seguramente es porque la quincena duele mucho”, concluyó.