El pequeño Irving quiere sanar a su mamá quien sufre de una discapacidad

Castaños.- “Yo quiero ser médico para curar a mi mamá”; orgulloso de su madre quien padece de una discapacidad ha despertado en el pequeño Irving Hernández Tovar la necesidad de ser médico para poder sanarla o a quienes estén en la misma situación que su mamá.
Mujer valiente, quien a pesar de su discapacidad se atreve a seguir adelante. Esta es la historia de Yuvisela Tovar Mata de 36 años de edad, madre de un pequeño de diez años, por quien lucha día a día y a persistir siempre en su lema. “No se trata de decir no voy a poder, es decir, voy a poder”.
En el año de 1983 Yuvisela nació con una discapacidad en sus piernas, motivo por el cual no podía caminar, gracias al apoyo de sus padres salió adelante a través de cirugías y terapias constantes, por lo que a la edad de 15 años pudo caminar con la ayuda de muletas.
Años más tarde contrajo matrimonio y tuvo a su primer hijo, motor que le enseñó a seguir adelante y luchar por su familia, a pesar de las circunstancias de la vida, Yuvisela manifiesta para Periódico La Voz, sentirse orgullosa con esta discapacidad.
Madre amorosa quien no tiene límites para cuidar y proteger a quien más ama, su esposo y su pequeño Irving.
Para el pequeño, el deseo de continuar estudiando se debe a que anhela ser médico y poder curar a su mamá.
Se ha tornado un poco difícil para la familia de Yuvisela en este regreso a clases, pues el salario de su esposo es mínimo y no alcanza para cubrir los gastos de la casa, escuela y transporte.
Por lo que acudió ante la Presidencia Municipal para solicitar el apoyo de útiles escolares del pequeño Irving, quien cursa el quinto año de primaria, asegurando que autoridades municipales siempre le apoyan cuando más lo requiere.
Asimismo solicitó el apoyo de personas de buen corazón que deseen apoyar para adquirir el uniforme deportivo, así mismo ropa de invierno que ya se aproxima.
En una trimoto que funciona a base de una batería, circula por las principales calles de la colonia Independencia la señora Yuvisela y quien carga a su hijo Irving diariamente para llevarlo a la escuela.
“A pesar de mi discapacidad yo hago todos los quehaceres de la casa, lavo, plancho hago lonche a mi esposo e hijo y lo llevo a la escuela, no se me dificulta nada, para mí no hay un imposible, la frase; “Yo no voy a poder no existe, lo correcto es; tengo que poder”, finalizó.
Para cualquier apoyo a la familia de Yuvisela contactar al siguiente número de teléfono 8661066174.

En el año de 1983 Yuvisela nació con una discapacidad en sus piernas, motivo por el cual no podía caminar, gracias al apoyo de sus padres salió adelante a través de cirugías y terapias constantes, por lo que a la edad de 15 años, pudo caminar con la ayuda de muletas.