Radiohead toca lo que quiere

CIUDAD DE MÉXICO.- “Por eso la gente no está cantando”, dice uno. “A ellos les vale y tocan sus canciones nuevas aunque nadie se las sepa”, contesta el otro.
Radiohead puede tocar lo que se le dé la gana. Sin necesidad de recurrir a todos los grandes hits que le ha dado fama en todo el mundo, la banda británica abrió la noche de este lunes su primer concierto en el Palacio de los Deportes en la Ciudad de México.
Comandada por Thom Yorke, la agrupación le dio prioridad a su más reciente disco, A Moon Shaped Pool, y provocó gritos de emoción que se medio ahogaban en el silencio del público que esperó paciente por las canciones clásicas.
“Burn the Witch” dio la bienvenida a las 21:10 horas de la noche y el tema que detonó a todos los presentes fue “My Iron Lung”, lo que fue un total de 20 minutos de música nueva antes de recurrir a un hit.
Sin disminuir la intensidad y la energía en el escenario, el quinteto se entregó con esos sonidos de rock con pinceladas de música electrónica que han pulido en más de dos décadas de carrera.
Hubo quien en pleno trance (uno ya no sabe si por el elixir de cebada o por otra cosa), hacía que el cuerpo siguiera el ritmo de la obra de los artistas.
Entrados en sus cuarenta y tantos, Thom Yorke (47 años), Jonny Greenwood (44 años), Ed O’Brien (48 años), Colin Greenwood (47 años) y Phil Selway (49 años), estuvieron entrados en su obra.