El contraste de colores incluye los dos colores que tiene en los ojos.

El festival del tatuaje celebrado en el Club de Leones el pasado sábado y domingo concentró a los mejores artistas especializados en el rayado del cuerpo y tatuado de ojos (eyebol), este último son pocos los casos de personas que portan la pigmentación de los ojos por lo riesgoso que resulta.

Evento encabezado por Efraín Martínez, tatuador local profesional, afirmó que el objetivo de esta actividad es dejar en claro la importancia que tiene aplicar correctamente los métodos del tatuaje con sus respectivas medidas de higiene, el manejo profesional para entera satisfacción de quien decide rayarse su cuerpo.

25 expositores de diversas partes del País se concentraron para hacer demostraciones sobre el tatuado del cuerpo aplicando distintas técnicas, entre ellas, modificaciones corporales, escarificación, perforaciones, etc.

Eduardo Alonso es el único tatuador de ojos en el País, método que inició hace ocho años en la ciudad de Nueva York por Luna Cobra.

Dicha técnica es aplicada únicamente a aquellas personas que saben que lo desean en verdad y eligen el color que quieren, anticipándoles que una vez que se aplica no hay marcha atrás.

Es un método delicado, no es riesgoso porque no duele, se trata de inyecciones de tinta preparada con pigmentaciones especiales, aquí no se emplea maquina.

Debido a lo delicado es poco el auge que tiene este tipo de tatuaje, de hecho en la ciudad de Monterrey solo Eduardo Alonso lo hace y reconoce que aún prevalece el miedo en la gente pues temen perder la vista, pero eso solo ocurriría si el trabajo lo hiciera una persona no profesional.

“Claro que hay un truco para hacer este trabajo que es por demás delicado, pero una vez practicado es garantía que en pocas horas la persona puede reanudar sus actividades cotidianas”, dijo Eduardo Alonso.

Comentó que a la fecha lleva veinte pigmentaciones de ojos sin margen de error y que todos sus clientes están bien.

Junto a él se encuentra Elizabeth del Carmen quien fue la primera mujer a quien le practicaron el eyebol.

“Todo aquel que decide rayarse o tatuarse los ojos tiene que estar bien convencido y dejar en claro ante la sociedad que no somos delincuentes como muchos piensan, merecemos respeto, un rayado no nos hace distintos a los demás, todos somos iguales y merecemos el mismo trato”, dijo.

El organizador del evento Efraín Martínez dijo que pocas son las oportunidades que tienen los que se dedican al tatuaje de llevar a cabo reuniones de esta naturaleza pues son de mucha utilidad para que la sociedad sepa cómo trabajan, las medidas de higiene que practican pero sobre todo el profesionalismo que demuestran a la hora de hacer su trabajo.

25 expositores participaron en el festival.

Un rayado no nos hace distintos a los demás, todos somos iguales y merecemos el mismo trato”

Elizabeth