Recibe con gran emoción aguas bautismales

Ximena Murillo.
PUBLICIDAD

Un momento muy especial fue el que vivió la familia Murillo Pérez, al bautizar a su pequeña hija Ximena Murillo, quien con gran emoción recibió a Dios en su vida.

El pasado sábado quince de febrero, se llevó a cabo una sentimental ceremonia en la parroquia señora del Carmen, ubicada en el fraccionamiento año dos mil; misa llevada a cabo por el padre Guadalupe Cervantes en punto de las siete de la tarde.

Margarita Soto y Samuel Rodríguez fueron los afortunados padrinos quienes acompañaron a Ximena durante la ceremonia y mientras el padre oficiaba la misa hasta las ocho de la noche; hora en que terminó e inició el gran festejo en compañía de familiares y amistades cercanas, en el acogedor techo de su hogar.